125 años de la Batalla del Pantano de Vargas

Escribe: Jorge Ancizar Cabrera Reyes.-

El 25 de julio de 1819, hace 201 años, se logró el triunfo de las tropas patriotas, frente a tropas realistas, en la Batalla del Pantano de Vargas.

“Granadinos, ocho de vuestras provincias respiran libertad. Conservad ileso este sagrado bien con vuestras virtudes, patriotismo y valor. No olvidéis jamás la ignominia de los ultrajes que habéis experimentado y vosotros seréis libres”.

Simón Bolívar

La Batalla  del Pantano de Vargas se realizó en un enfrentamiento entre tropas patriotas y tropas realistas.  El Coronel Jaime Rook, de origen Irlandés, nació en 1770 en la ciudad de Dublín, fue uno de los héroes de este conflicto armado

que tuvo lugar entre la noche del 24 de julio y 25 de Julio de 1819, y en esta batalla del Pantano de Vargas fue herido y tres días después el 28 de julio de 1819 falleció.

Estuvo muy activo en la Campaña Libertadora de la Nueva Granada, pertenecía el Coronel

Rook a la Legión Británica, que era un grupo de extranjeros voluntarios de Inglaterra que hacían parte de unidades militares para combatir bajo la orientación y mando del General Simón Bolívar en la guerra de independencia y se unieron a las fuerzas patriotas contribuyendo eficazmente a la lucha y causa  republicana.

El Libertador Bolívar dijo de ellos: “Esos soldados liberadores son los hombres que merecen estos laureles”, e igualmente en la Batalla de Carabobo los exaltó como los “Salvadores de la nación”. En Ibagué está ubicado el Batallón del Ejército Jaime Rook en honor a él.

Otro de los héroes de la Batalla del Pantano de Vargas fue José Antonio Anzoátegui, quien se distinguió por ser un militar, político y prócer de la independencia de Venezuela e importante miembro del ejército neogranadino y de la guerra de independencia. Nació en Barcelona, Venezuela el 14 de noviembre de 1789 y murió el 15 de noviembre de 1819 en Pamplona, muy joven en el cenit de su gloria, “su futuro era descollante, como lo fue Santander, eran los dos vencedores”, así lo reconoció Bolívar designándolo como Jefe del Ejército del Norte, pero no alcanzó su cometido libertario de su ciudad y de su país por su temprana muerte.

El Coronel Juan José Rondón, nació en 1790 en Guárico, Venezuela y murió el 23 de agosto  de 1822 en Valencia, Venezuela: militar venezolano, llegó al grado de Coronel del ejército republicano durante las guerras de independencia de Colombia y Venezuela, brilló en la Batalla del Pantano de Vargas. Estuvo al mando del General Simón Bolívar, en esa Batalla que ocurrió el 25 de julio de 1819.

Los ejércitos realistas al combatir por espacio de 7 horas al mando de José María Barreiro, comandante de la división española que creyó su triunfo y gritó: “ni Dios me quita la victoria”.

Bolívar aturdido dijo: “se nos vino la caballería y esto se perdió”. El Coronel Rondón que estaba a su lado le manifestó: “¿Por qué dice eso General, si todavía los llaneros de Rondón no han peleado?”. Bolívar con su célebre frase le dice: “¡Coronel Rondón, salve usted la patria!”. Rondón exclamó: “¡Que los valientes me sigan!”, acompañado de 14 lanceros que respondieron de inmediato, seguido por el resto de llaneros se dispersaron las tropas españolas y se fueron en retirada y los republicanos obtienen la victoria.

El Libertador Simón Bolívar reconoció la labor de Rondón y su participación, y un año después conmemorando el primer aniversario de la Batalla del Pantano de Vargas dijo: “Sin Rondón, yo no sé qué hubiera sido del Pantano de Vargas”.

El Libertador Simón Bolívar en su Proclama I del 8 de septiembre de 1819, en el Cuartel General en Santafé, planteó: “¡Granadinos! La reunión de la Nueva Granada y Venezuela en una república, es el ardiente voto de todos los ciudadanos sensatos, y de cuantos extranjeros arman y protegen la causa americana. Pero este acto tan grande y sublime debe ser libre, y si es posible, unánime por vuestra parte. Yo espero, pues, la soberana determinación del Congreso para convocar una asamblea nacional, que decida la incorporación de la Nueva Granada. Entonces enviaréis vuestros diputados al Congreso general, o formareis un gobierno granadino. Yo me despido de vosotros por poco tiempo, granadinos. Nuevas victorias esperan al ejército libertador, que no tendrá reposo mientras haya enemigos en el norte o sur de Colombia. En tanto, nada tenéis que temer. Yo os dejo valerosos soldados que os defiendan, magistrados justos que os protejan, y un vicepresidente digno de gobernaros”.

Francisco de Paula Santander, Patriota y estadista, llamado el “Hombre de las leyes, el organizador de la victoria”, en su Proclama del 9 de diciembre de 1823, en uno de sus apartes exclamó: “¡Colombianos! Gozaos de vuestra constancia y de vuestros propios triunfos: ellos afirman el imperio de la libertad en América, y ofrecen un asilo sagrado a los hombres libres de toda la tierra. Ser ciudadano de Colombia es pertenecer a la nación de la libertad, de la democracia y el valor”.

_____________________________________________

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *