Ambivalencia del Pragmatismo

Escribe: Alberto Bejarano √Āvila.-

No est√° dem√°s reflexionar sobre la ambivalencia del pragmatismo. Al pragm√°tico se le tacha de calculador, inmutable, exigente, obsesionado por metas y resultados, rasgos positivos si se juzgan desde el enfoque empresarial, pues al fin y al cabo aquellos rasgos describen bien al empresario diligente que tiene por objetivo que su empresa sobreviva, crezca y prospere y √©se es un realismo respetable del cual s√≥lo se puede disentir cuando el empresario esquiva la responsabilidad social, es injusto con sus empleados o si, para obtener beneficio personal, cohonesta o no se inmuta con los graves da√Īos que la politiquer√≠a ocasiona a la sociedad.

Sin duda el empresario pragm√°tico y √©tico no admite la corrupci√≥n al interior de su empresa y rechaza la incompetencia, la pereza, la falta de compromiso, la indisciplina y los arrebatos narcisistas y, cuando tales vicios se dan, toma decisiones para extirparlos de ra√≠z y establece claras pol√≠ticas, m√©todos y recursos para atraer talento, iniciativa, creatividad, integridad y lealtad y, con visiones y hechos incluyentes, se ocupa de forjar una cultura corporativa que afirme en el capital humano una consciente y firme voluntad de trabajo en equipo. 

Ahora, siendo los estamentos sociales, culturales, acad√©micos y econ√≥micos el s√ļmmum de la sociedad, entonces ellos son, de hecho, empresarios del desarrollo tolimense, deducci√≥n que lleva a preguntar: ¬Ņpor qu√© el pragmatismo decente es vital en la empresa pero estorbo en la pol√≠tica? Razonable es esperar que los genuinos empresarios del desarrollo tolimense (hoy la pol√≠tica significa atraso) decidan suprimir de ra√≠z ese pragmatismo insano del inepto, oportunista y narcisista y definan claras maneras de dotar a la pol√≠tica de idoneidad, lealtad, rectitud, creatividad y democracia, virtudes capitales para construir el desarrollo del Tolima cimentado en una cultura identitaria y sin√©rgica que posibilite el bienestar com√ļn.

Si la pol√≠tica hoy no origina identidad, unidad, bienestar y desarrollo, entonces ‚Äúesa pol√≠tica‚ÄĚ es in√ļtil y por tanto debe dar paso a una pol√≠tica eficaz; as√≠ de sencillo es √©ste otro reto para el empresario del progreso. La gesti√≥n privada del desarrollo es exitosa donde la excelencia democr√°tica, la √©tica y el talento rigen la gesti√≥n p√ļblica y de ah√≠ que primero sea el modelo de desarrollo regional y la ruta a seguir y, luego s√≠, un sistema pol√≠tico-electoral que admita que el progreso emana de la calificada simbiosis de lo privado y lo p√ļblico, simbiosis que se rompe cuando en lo p√ļblico medra al inter√©s innoble y lo privado se lo permite. Creo que los responsables del desarrollo tienen sincero inter√©s en hacerlo realidad, pero tal inter√©s, la historia lo dice, no ha logrado los resultados esperados porque la praxis correcta, rigurosa y √©tica que exige el desarrollo fue subyugada, deformada y empeque√Īecida por un pragmatismo politiquero sin √©tica, visiones, ideas y proyectos y por tanto incapaz de llevar al Tolima hacia el progreso. La v√≠a al desarrollo va en sentido contrario a la v√≠a del politiqueo y por ello, mientras √©ste exista, lo p√ļblico y lo privado nunca caminaran hacia el mismo lado.

=================================

Ideal para leer en tiempos de Pandemia

VERDADES NO REVELADAS En 400 p√°ginas llenas de historias y suspenso‚Ķ ‚ÄúEL IMPERIO DEL TERROR‚ÄĚdeja al descubierto los trucos y enga√Īos de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, m√©dicos inescrupulosos y otros personajes.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *