Barcos piratas chinos van a saquear las Islas Galápagos

Escribe. Oriana Rivas*.-

China lidera el ranking de los 10 países que otorgan más subvenciones pesqueras a sus flotas, poniendo en riesgo la vida marina en otras 116 naciones.

Unos 281 barcos chinos están al sur del archipiélago ecuatoriano sin traspasar los límites de la ZEE, aunque eso no significa que el daño sea menor. Las especies y la soberanía del país están amenazadas.

Así como amenazaron aguas internacionales aledañas a Chile y Argentina, las embarcaciones pesqueras chinas ahora se encuentran al sur de Islas Galápagos, patrimonio de la humanidad. Su propósito ya es conocido: llevarse todo lo que se cruza en su camino, mientras amenazan la soberanía de otros países. Los barcos se mantienen al margen de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Ecuador, un área que va desde las costas hasta las 200 millas náuticas. Aun así, el hecho de que no puedan ingresar, no significa que el daño sea menor. Muchas especies marinas salen desde los archipiélagos por sus procesos migratorios. Pasados los límites, se encuentran con las voraces redes.

Son 294 naves apostadas en aguas internacionales según un reporte de Infobae. Del total, 281 son chinas, seis son de Panamá, una de Liberia, una de Cook Island, una de Singapur, una de las Islas Marshall, una de Canadá y dos que no han sido identificadas.

Las autoridades ecuatorianas dicen estar alertas a lo que sucede. Según el reporte, a inicios de junio hubo una reunión virtual con autoridades chinas donde estas se comprometieron a “respetar los acuerdos internacionales, la soberanía del Ecuador” y controlar sus barcos para que no ingresen a la ZEE ni practiquen la pesca ilegal. A pesar de ello, las alarmas estaban encendidas. Fue la organización ‘Más Galápagos’ la que a finales de junio reportaba la presencia del primer barco chino al sur de las islas.

Largo historial de amenazas

En julio de 2020 ya habían amenazas similares. Para ese momento la Marina ecuatoriana emitió una alerta por una flota de unos 260 barcos estacionados frente a la ZEE alrededor de Islas Galápagos. Posteriormente, en diciembre de 2020 una flota calamarera conformada por 432 pesqueros y 17 naves de apoyo logístico hacía presencia desde el borde externo sur de Galápagos (Área SAR de Perú) hasta el Quinto Distrito SAR de Chile, indicó La tercera.

Esta depredación de recursos naturales tiene un largo historial. En 2016 BBC Mundo reportaba sobre la enorme operación ilegal de barcos pesqueros de China en aguas de América Latina. Por su desarrollo económico, el Dragón Rojo no solo demanda petróleo o minerales, también busca abastecerse de pescado. Entre estos, calamar gigante o bacalao en aguas de Argentina, el atún en Chile, el tiburón en Colombia y Ecuador o la totoaba en las de México.

Ese año China era catalogado como el mayor mercado del mundo de pescado, con una flota de ultramar con 2460 embarcaciones. En 2015 autoridades ecuatorianas informaron la confiscación de casi 100.000 aletas de tiburón ilegales. La sopa que suelen preparar con estas no tiene sabor ni valor nutritivo, pero se considera un “lujo” con un valor de 700 dólares el kilo. “Lo que más les encanta a ellos es el tiburón, porque sólo les sacan las aletas y el resto lo botan”, relataba hace pocos meses un empleado de los barcos.

Millones de dólares para los barcos

La organización de conservación marina Oceana ha hecho seguimiento minucioso del tema. Indican que probablemente los barcos chinos apaguen sus radares para no ser detectados por las autoridades.

Datos de la misma organización replicados por Infobae indican que entre el 1 de enero de 2018 y el 25 de abril de 2021, más de la mitad de las embarcaciones cerca de ostas argentinas navegó y pescó con su transmisor de GPS apagado por más de 600.000 horas.

Un reciente informe revela que las 10 principales potencias pesqueras industriales del mundo gastaron más de 5,3 mil millones de dólares en la pesca en aguas de otras naciones. El riesgo de la actividad, practicada de forma indiscriminada, afectaría a unos 116 países. China lidera el ranking.

Hasta los momentos, el Gobierno de Ecuador creó el Comité Interinstitucional del Mar conformado por autoridades como los ministerios de Defensa Nacional, Comercio Exterior, de Ambiente, cancillería y la secretaría de prensa de la presidencia. La instancia ofreció una rueda de prensa cuando la ONG Más Galápagos informó la presencia del barco Shun Xing 18.

El próximo año, el país espera poner sobre la mesa la problemática de la pesca ilegal no declarada en el escenario internacional. La primera parada será la trigésimo séptima Conferencia Regional de Pesca de la FAO (COFI). Por otro lado, informaron que gracias a un convenio con Canadá dispondrán de tecnología para rastrear naves extranjeras aún con los radares apagados.

Pero las alertas siguen encendidas.

Las ansias del régimen chino por convertirse en potencia económica está demandando cada vez más recursos, superando lo que ellos mismos son capaces de producir. Lo hemos visto con las elevadas importaciones de carne, maíz, café y especias. El Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (DANE) informó que en los dos primeros meses de 2021 aumentó en 124% la compra de alimentos, bebidas y tabaco por parte del gigante asiático.

Además, trascendió que Argentina trabaja en un convenio para enviar a China 900.000 toneladas anuales de carne de cerdo. Lo que traerá la instalación de 25 granjas productivas de aproximadamente 12.500 cerdos cada una, solo para satisfacer a China.

* Oriana Rivas, Periodista venezolana radicada en Buenos Aires. Investigación para las fuentes de política y economía. Especialista en plataformas digitales y redes sociales.

=================================================

NOVEDAD LITERARIA

MÁS INFORMACIÓN EN:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *