¿Cómo alimentar a la humanidad sin depredar el planeta?

Informa: Mabel Rocío Castillo Pineda

El médico, filósofo y ambientalista Camilo Prieto Valderrama presenta esta publicación, donde afirma que la producción y la distribución de alimentos generan un impacto a escala global. Satisfacer la demanda calórica, los gustos y las preferencias humanas requiere de un flujo de energía constante.

Este flujo ha variado a lo largo de la historia de nuestra especie; también lo ha hecho la eficiencia energética relacionada con las cadenas productivas de alimentos. Según los cálculos demográficos, se espera que, para el año 2050, la población del planeta tenga un crecimiento de 7.700 millones a 9.700, aproximadamente, lo cual implica un aumento de la demanda calórica y de recursos energéticos necesarios para alimentar a los nuevos habitantes.

En el libro, Camilo Prieto advierte que la producción de alimentos demanda el 70% del agua dulce que se extrae en el mundo y que el 50% de la tierra habitable la usamos para actividades agropecuarias. Lo anterior, sumado a una población creciente, sin duda, produce un importante impacto sobre los flujos de materia y energía del planeta. La manera como nos alimentamos se relaciona, al menos, con siete de los objetivos de desarrollo sostenible y afecta a los nueve límites planetarios que han sido establecidos por la ciencia; de tal suerte, que este es un tema medular para la sostenibilidad.

Asimismo, Prieto Valderrama, dentro de dicha investigación, puntualiza que a escala planetaria la actividad ganadera demanda el 77% de la tierra usada para la agricultura, de la cual la humanidad obtiene solo el 18% de las calorías de la dieta, y esto ocurre porque la ganadería bovina es, en su inmensa mayoría, extensiva y esta actividad se encuentra asociada a múltiples focos de deforestación en los bosques tropicales.

Hay que resaltar que existen alternativas ganaderas sostenibles. Particularmente, en el libro se hace referencia a los sistemas silvopastoriles intensivos. Si Colombia migrara, hipotéticamente, toda su ganadería a esta técnica, se podrían liberar más de 30 millones de hectáreas para actividades agrícolas y forestales.

La pesca en aguas abiertas es la única actividad industrial que explota la extracción de fauna silvestre de manera sistemática e insostenible, afirma Camilo Prieto cuando puntualiza que en los últimos cincuenta años la sobreexplotación pesquera ha llevado a que la población de tiburones y rayas marinas se haya reducido un 71%, lo cual es absolutamente trágico. De otro lado, dentro de la producción pesquera, las estrategias con mayor grado de sostenibilidad son: la acuicultura continental, tanto de animales marinos como de los de agua dulce, y la pesca artesanal.

En el libro Nutrición Sostenible: ¿Cómo alimentar a la humanidad sin depredar el planeta?, Camilo Prieto reflexiona respecto a que existen múltiples alternativas para que cada vez que los más de 7.000 millones de seres humanos nos sentemos a la mesa no ocurra una tortura para el planeta, y afirma: “Hay que buscar con denuedo que nuestra medicina sea nuestro alimento y que nuestro alimento sea medicina para el planeta” ================================================================

MAS INFORMACION EN:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *