C贸mo lidiar con la crisis alimentaria

Escribe: Iv谩n Alonso* – Instituto Cato**

El alza del precio cumple la funci贸n de concentrar esa reducci贸n all铆 donde causa menos da帽o a la producci贸n.

Iv谩n Alonso sostiene que el peor error en un momento de crisis ser铆a cerrarse al comercio internacional. La portada del Economist hace tres semanas sobre 鈥渓a crisis alimentaria que se viene鈥 ha sido retuiteada innumerables veces. El mundo entero anda preocupado por el alza de los precios no s贸lo de productos como el ma铆z y el trigo, sino tambi茅n de los fertilizantes, que amenaza con una reducci贸n de las siembras y cosechas futuras. El Per煤, dice la revista, es uno de los pa铆ses que se ver谩n m谩s afectados.

Ante las protestas de los agricultores en el interior del pa铆s, el gobierno ha tomado (o pretendido tomar) medidas para lidiar con la crisis. Ha anunciado la compra de fertilizantes por S/348 millones y ha formado una comisi贸n 鈥揹e alto nivel, por supuesto鈥 para 鈥済arantizar la continuidad de la producci贸n agr铆cola鈥.

驴Qu茅 puede esperarse de esa comisi贸n? Nos parece que nada. El mercado es una maquinaria eficiente, tanto en tiempos normales como en tiempos de crisis, para coordinar la producci贸n, la

distribuci贸n y el consumo de todo tipo de productos, incluyendo los insumos agr铆colas. El alza del precio internacional de la urea, por ejemplo, no es m谩s que una se帽al de que hay menos urea disponible en el mundo y de que es necesario 鈥搈ejor dicho, inevitable鈥 reducir su consumo. El alza del precio cumple la funci贸n de concentrar esa reducci贸n all铆 donde causa menos da帽o a la producci贸n: en los campos que m谩s f谩cilmente pueden sustituir la urea por otro fertilizante o reemplazar sus cultivos por otros que requieran menos fertilizantes.

Habr谩 algunos agricultores que no puedan hacer ni lo uno ni lo otro y cuyo destino ser铆a dejar de sembrar y quedarse sin ingresos. El gobierno podr铆a, por supuesto, ayudarlos; pero la manera de ayudarlos no es darles un insumo que hoy escasea en el mundo para que lo usen en un cultivo que, dadas las circunstancias, no se justifica econ贸micamente. La mejor manera de ayudarlos ser铆a mediante un subsidio directo que restituya parcialmente 鈥搒贸lo parcialmente鈥 los ingresos perdidos. No es una tarea f谩cil porque es susceptible al clientelismo pol铆tico y la corrupci贸n, pero la alternativa de repartir urea gratis tambi茅n lo est谩. Para evitar eso s铆 servir铆a una comisi贸n, especialmente una que incluya a personas ajenas al gobierno.

Para comprar y distribuir los fertilizantes, en cambio, una comisi贸n gubernamental no sirve de mucho. Ya hemos visto c贸mo el gobierno cancel贸 una licitaci贸n, posterg贸 otra y acaba de escoger a un proveedor que entregar谩 40.000 toneladas reci茅n en cinco semanas. Entretanto, los distribuidores que est谩n en ese negocio ya han importado 50.000 toneladas de urea y cloruro de potasio, que bastar铆an para el inicio de la campa帽a agr铆cola que comienza en agosto, seg煤n ha declarado el gerente del mayor de estos distribuidores. Cabe suponer adem谩s que tienen las redes de distribuci贸n para que los fertilizantes lleguen adonde se necesitan.

驴C贸mo puede afectar la escasez mundial de urea a la agricultura peruana? Dif铆cil decirlo. Depender谩 de las posibilidades de sustituci贸n de fertilizantes y cultivos. Algunos se podr谩n sustituir m谩s r谩pido que otros. Las predicciones apocal铆pticas que se basan en la ca铆da de la importaci贸n de fertilizantes 鈥33% entre enero y abril con respecto al mismo per铆odo del a帽o pasado鈥 est谩n, sin embargo, casi con seguridad equivocadas porque ignoran la capacidad de adaptaci贸n de los agricultores.

En cuanto a los consumidores, encontrar谩n seguramente menos de algunos productos, pero m谩s de otros (por la sustituci贸n de cultivos, precisamente). Los primeros tender谩n a subir de precio, pero las subidas estar谩n moderadas por las importaciones, en la medida en que mantengamos nuestro mercado abierto. El peor error en un momento de crisis ser铆a cerrarse al comercio internacional.

Este art铆culo fue publicado inicialmente en ElCato.org

* Iv谩n Alonso obtuvo su PhD. en Econom铆a de la Universidad de California en Los 脕ngeles y es miembro de la Mont Pelerin Society.

** Instituto Cato – El Cato Institute es una fundaci贸n de estudios p煤blicos, no partidista, con sede en Washington, D.C., fundada en 1977. El nombre del Instituto se origina en los Cato’s Letters, ensayos libertarios que ayudaron en el origen de la filosof铆a de la Revoluci贸n estadounidense.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *