Contra la obstinación, la persistencia

Escribe: Alberto Bejarano Ávila.-

El Tolima a través de su historia, ha sido víctima de la ineptitud de sus gobernantes.

Nuestro problema común es el grave y progresivo atraso del Tolima, atraso que los líderes económicos, sociales y políticos están obligados a admitir pronta y explícitamente para no prorrogar más el examen autocritico que hoy se hace necesario por ser punto de partida de un exhaustivo, profundo y descarnado examen de las causas del trágico problema.

Creo que llegó el día en que nuestros dirigentes deben cesar las evasivas, mostrar un talante frentero y dar un timonazo radical para solucionar de raíz el progresivo desastre.

El atraso regional se aprecia en muchas variables. Desempleo e informalidad que muestran una gravísima precariedad laboral, ahora agravada por el Covid-19; el aporte del 2.1% al PIB nacional (“4.3% fue la media en los años 60”), índice inadmisible dado que nuestro territorio es fértil en toda su extensión, biodiverso, localizado estratégicamente y con gente talentosa y diligente; el decreciente volumen del ingreso por remesas familiares recibidas del exterior, algo socialmente sabido pero estadísticamente oculto para no mostrar ineficacias; la grave asimetría espacial reflejada en que cerca del 50% de la ocupación regional lo provee Ibagué. Estas variables, entre más, muestran que el atraso tolimense es desastre que crece sin parar y que, desde ningún enfoque, visualizamos hoy soluciones novedosas para frenarlo.

Las soluciones hasta hoy planteadas son, grosso modo, las mismas cíclicamente planteadas por más de seis décadas y que, es claro, jamás dieron ni darán resultado por proceder de la errada cultura del desarrollo basada en la dependencia del centralismo económico y no en el antropocentrismo histórico. Es por ello que el desarrollo tolimense hoy es medido por las pocas excepciones exitosas y no, como debe ser, por la evolución demostrable y sostenible de cultura política, ética, cohesión social y calidad ambiental, factores cardinales para juzgar el avance cierto, incluyente, continuado y coincidente de cada sector socioeconómico.

El arraigado y trágico subdesarrollo tolimense exige soluciones impensadas o inéditas, tesis que mucho repito y por ello me tildan de repetitivo; pero qué más puede hacerse si las ideas y acciones erróneas, por ser repetitivas, llevan a una deprimente realidad, siempre regresiva y repetitiva.

Espero que este retruécano sirva para ver el reverso de aquel anverso señalado por A. Einstein: “locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”.

Así entonces, contra la obstinación con el ayer, la persistencia por el mañana.

La repetidera terminaría si pragmáticos, izquierdistas, derechistas, o sea todos, decidimos superar el atraso a partir de ideas y disruptivas e inéditas que así resumo: reconstruir moral, histórica, identitaria, ideológica, política y económicamente al Tolima con ideas contrarias al centralismo y más “ismos” que dividen y por lo mismo impiden que vayamos todos hacia el mismo lado. Las soluciones, complejas más no imposibles, están ahí y sólo exigen diálogo y paciencia para rescatarlas y mejorarlas y verdaderas ganas para ponerlas en ejecución.

________________________________________________

Novedad literaria

Ya está disponible “EL IMPERIO DEL TERROR”, la obra que en 400 páginas revela el resultado de 40 años de investigación periodística en torno al proceder malsano de brujos, pastores, médicos, escuelas de modelaje y otras “profesiones”.

Solicítela ya en www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *