El dilema entre Jesús y Barrabás

Escribe: Luis Hernando Granada C.-

Vade retro Satanás

Tengo que confesar que me considero católico creyente pero no practicante porque no me convence ni el Papa, ni los curas, ni los pastores, ni las monjas ni monaguillo alguno. Mi creencia es solo en Dios. Por lo anterior, y para referirme al tema político más reciente –la detención de Álvaro Uribe Vélez–, no considero ni comparo a éste con Jesús, pero con referencia a Iván Cepeda, éste sí –por sus características humanas y políticas–, se parece mucho a Barrabás.

Para no apartarme de la historia de Jesús, antes de entrar en materia con el tema Uribe, me remito a Hechos 4:27- 28: “Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.”

En este caso, todo cuanto aconteció no fue producto del azar, no fue algo fortuito o accidental, sino que fue el perfecto Cumplimiento del Consejo Divino determinado por el Dios trino desde antes de la creación del mundo.

En el caso de Jesús, Dios ya había escrito la historia de acuerdo a su plan eterno, como está escrito en Isaías 53:7: “Angustiado y afligido no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció y no abrió su boca”… y por los líderes gentiles, en este caso el gobernador romano, como criminal delante de sus acusadores.

Pero aunque Dios hubiera escrito la historia, absurdo resulta para los católicos que el pueblo hubiera elegido a Barrabás y no a Jesús, en una clara muestra de la injusticia y de intereses mezquinos.

Es lo mismo que sucede ahora, en nuestra era, en pleno siglo XXI. Nadie sensato y con mediana inteligencia, podría meter las manos al fuego por Uribe, pero no cabe duda, que el fallo, lo que viene y su culminación no es más que un juego sucio de la izquierda colombiana en sus claras pretensiones de apoderarse de Colombia.

Es posible que existan todas las pruebas de las que se habla, verdaderas o falsas, pero la molestia de los seguidores de Uribe es el sesgo criminal de la justicia amañada y arrodillada a la mafia transnacional comunista/socialista, porque de otra manera, mientras se juzga a Uribe, en libertad siguen criminales como Santrich, Timochenko, Petro, Iván Márquez y otras alimañas más, no solamente auxiliados por las altas Cortes, sino por ese engendro anticonstitucional llamado JEP, una guarida de criminales que escucha pero no condena, que promete pero que no cumple, porque la idea, de acuerdo a su gestor y creador, el camarada Chucky Santos, era justamente esa, tener una Corte paralela única y exclusivamente para perdonar a violadores, asesinos, narcotraficantes, secuestradores y todo tipo de ce criminales, muchos de ellos colocados a dedo en el Congreso de la República mientras otros siguen en el monte, catalogados por la gran prensa como “disidentes”, que no solo reciben dinero del Estado sino que se siguen armando, sembrando y traficando droga, asesinando líderes campesinos y a unos pocos indígenas que rechazan el cultivo de coca como su modus videndi.

Caben entonces muchas preguntas: ¿Por qué las Cortes no actúan en derecho?… ¿Es la justicia para unos pocos?… Lo ideal sería, actuando en derecho, que así como Uribe es juzgado, sean juzgados todos los demás criminales que tienen un extenso prontuario.

Pero por el contrario, a Uribe se le señala, se le acusa, se le condena y se niega todo: La defensa de Álvaro Uribe Vélez señaló que desconoce porque “el proceso se ha venido filtrando selectivamente a cuentagotas a la opinión pública, de forma descontextualizada y haciendo énfasis en las pruebas en contra y no en las decenas de pruebas contundentes a favor”.

Ese sesgo es el que molesta, porque inclusive la prensa está arrodillada hacia esta mafia. En Caracol o RCN se le abre micrófono a un dirigente de derecha no más de dos o tres minutos, pero a Ptero, Claudia López, Timochenko, Roy Barreras y otros grandes “genios” de la izquierda, gozan de los privilegios de la prensa nacional por 15, 20 y más minutos.

Todos sabemos que la izquierda colombiana nos quiere llevar a la hecatombe, o dicho de otra forma, al comunismo/socialista, con el apoyo de jóvenes que desconocen la historia de esa pandemia con la inmensa cantidad de muertos que ha dejado en su criminal transitar.

=================================

Ideal para leer en tiempos de Pandemia

En 400 páginas llenas de historias y suspenso… “EL IMPERIO DEL TERROR” deja al descubierto los trucos y engaños de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, médicos inescrupulosos y otros personajes.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *