El nuevo idioma de la guerra

Escribe: Diana Esperanza Guzmán.-

Hoy se le está llamando “histórico” a lo que están haciendo los vándalos patrocinados y pagados por la izquierda, y la verdad es que estos actos que cometen los desadaptados, no es más que una estupidez.

Pero aparte de esa estupidez que hoy llaman “histórico” hay otras cosas para reflexionar:

– Es urgente que sea obligatorio que los líderes sindicales no puedan estar en este cargo más de cuatro años; de esta forma se evitaría que conviertan el sacrificio nacional de un paro en un negocio de lucro propio.

– En pro del futuro pensionario y del derecho al trabajo, deben impedir que los maestros ancianos se perpetúen en sus cargos, porque es nocivo que un anciano que ya no ve ni oye ni entiende, le esté “enseñando” a un niño solo porque le falta una pensión de tres a las que él supone tiene derecho. Esta perpetuidad lógicamente impide el avance de los jóvenes a ocupar esos cargos, es decir, a emplearse como maestros y profesores. Esto solo aumenta el desempleo de jóvenes profesores.

– Se deben dignificar los salarios de la clase trabajadora, de la misma que es la que sostiene el Estado. No es justo que en un país con pobreza absoluta, alguien, sin importar quién sea y que devengue su salario del presupuesto público, gane más de 12 millones de pesos mensuales. Se dice con total sabiduría que entre más se gane menos y se trabaja y el ejemplo más claro es el de los congresistas que no alcanzan a trabajar ni siquiera cuatro meses al año, si a “eso” se le llama trabajar.

– Todos, no sólo los congresistas sino todos, absolutamente todos los funcionarios públicos, deben pagar de su bolsillo sus gastos. ¿Por qué los maestros no pagan la educación de sus hijos? ¿No les alcanzan las “monedas” de sus onerosos sueldos para pagarles la educación?

– Los llamados “cargos de corbata”, deben ser pagados de acuerdo a la justificación del trabajo realizado, ganando solo quienes demuestren merecerlo.

– La corrupción debe tener condenas duras intramurales, sin beneficios y con extinción de dominio. La “casa por cárcel” es otro premio a la delincuencia.

– Se debe considerar la corrupción como delito en cualquier nivel y no como una “norma”. Por ejemplo, quien se apropie de un subsidio, cupo escolar o cualquier beneficio al que no corresponde, debe ser juzgado.

– Los prestadores de servicios públicos no pueden seguir abusando de sus suscriptores; no deben suspenderlos ni cobrar por la suspensión. Esto solo por contemplar algunas de las cosas que deben acogerse como cualquier otro a la intervención judicial para cobrar.

Colombia está “patas arriba”, y estas son solo algunas cosas que Petro, que pregona la lucha por la igualdad, que promete defender los intereses de un pueblo maltratado y exprimido. Tiene un cargo en el Senado, con un sueldo que no se merece ni necesita y por el cual estaría obligado a trabajar, apartándose del populismo y organizando paros criminales como éste que aún estamos viviendo.

Desde el Senado Petro podría haber gestionado muchas cosas en beneficio de ese pueblo que “él ama”, sin promover la muerte de tanta gente a través del vandalismo propio de la izquierda.

=================================================

PUBLICIDAD

ADQUIÉRALA HOY EN:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *