El salario mínimo no funciona

Escribe: Mark J. Perry.-

Las leyes de salario mínimo discriminan a los trabajadores no cualificados.

Uno de los mayores problemas políticos en este momento en los Estados Unidos es el salario mínimo.

Los economistas están generalmente de acuerdo en que los aumentos del salario mínimo, especialmente los grandes aumentos a 15 dólares por hora como en Seattle, reducirán las oportunidades de empleo para los trabajadores no calificados.

A pesar de los inevitables resultados negativos que seguramente surgirán de un salario mínimo de 15 dólares –ya hemos visto efectos negativos en la industria de los restaurantes de Seattle– los políticos y los sindicatos parecen decididos a participar en una actividad que podría describirse como un “deseo de muerte económica”.

Salario mínimo: solo una parte de la historia

Los partidarios de un salario mínimo más alto señalan los beneficios obvios y visibles para algunos trabajadores, aquellos que pueden encontrar un trabajo con un salario más alto o mantener su trabajo actual y obtener un salario más alto.

Pero eso es sólo una parte de la historia: hay muchas desventajas menos obvias de un salario mínimo artificialmente alto que tardan más en reconocerse, y son esos efectos negativos inevitables los que llevan a los economistas a oponerse en general a las leyes sobre el salario mínimo.

¿Cuáles son las objeciones específicas de los economistas al salario mínimo y por qué generalmente favorecen los salarios del mercado? He aquí 10 razones a favor de los salarios de mercado sobre el salario mínimo exigido por el gobierno:

Los salarios mínimos propuestos son casi siempre arbitrarios y nunca se basan en un análisis económico sólido. ¿Por qué U$10,10 por hora y no U$9,10? ¿Por qué U$15 por hora y no U$16 por hora?

Un salario mínimo federal uniforme puede ser sub-óptimo para muchos estados, y los salarios mínimos estatales uniformes pueden ser sub-óptimos en muchas ciudades.

Las leyes sobre el salario mínimo requieren costosos mecanismos de control y aplicación financiados por los contribuyentes, mientras que los salarios producto del libre mercado no.

Las leyes de salario mínimo discriminan a los trabajadores no cualificados a favor de los cualificados, y la mayor discriminación tiene lugar contra los grupos minoritarios, como las personas de color.

Los ajustes a la compensación total, según las leyes de salario mínimo, perjudicarán a los trabajadores en forma de reducción de horas, reducción de beneficios complementarios y reducción de entrenamiento en los lugares de trabajo.

Muchos trabajadores no cualificados no podrán encontrar trabajo y se les negará un valioso entrenamiento en el trabajo y la oportunidad de adquirir experiencia y habilidades.

Las leyes sobre el salario mínimo impiden que se celebren acuerdos laborales voluntarios y mutuamente ventajosos entre los empleadores y los empleados.

En la medida en que los salarios mínimos más altos dan lugar a menores beneficios por parte de las empresas y a precios de venta, al por menor, más altos, es una forma de saqueo legal por parte de los trabajadores a los empleadores y los consumidores lo que es objetable.

Los salarios determinados por el mercado son eficientes, mientras que los salarios ordenados por el gobierno crean distorsiones en los mercados laborales que impiden que estos se despejen.

Como todos los controles de precios por parte del gobierno, las leyes de salario mínimo distorsionan. Si se confía en que funcionarios del gobierno y políticos legislen y hagan cumplir el salario mínimo para los trabajadores no calificados, lógicamente también se confiará en que esos mismos burócratas fijen todos los precios, salarios y tasas de interés de la economía.

Controles indeseables

Siendo realistas, si usted está de acuerdo en que esos controles de precios para toda la economía serían indeseables, entonces también debería estar de acuerdo en que la ley de salario mínimo es igualmente repudiable.

En resumen, los economistas no se despreocupan de los trabajadores no cualificados, en realidad estamos muy preocupados por esos trabajadores. Y debido a esa preocupación por maximizar las oportunidades de empleo, los economistas se oponen al salario mínimo.

En pocas palabras, preferiríamos ver a los trabajadores no cualificados empleados con un salario producto del mercado –incluso si ese salario es sólo de 5,6 dólares por hora– que les permita obtener una valiosa experiencia laboral y formación profesional, que estar desempleados a 0,00 dólares por hora. Desafortunadamente, un salario mínimo de 15 dólares maximiza la probabilidad de que un trabajador no cualificado esté desempleado a 0,00 dólares la hora en lugar de tener un empleo remunerado.

* Mark J. Perry es académico del American Enterprise Institute y profesor de economía y finanzas en el campus de Flint de la Universidad de Michigan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *