Fortunas socialistas/comunistas escondidas

Escribe: Luis Hernando Granada C.

Venezolanos abandonan su país huyendo del régimen del multimillonario comunista/socialista Nicolás Maduro.

Lujosos autos, propiedades, casas de campo, de veraneo, de descanso, yates, depósitos en paraísos fiscales y caletas de toda especie es lo que acumulan en secreto y con sigilo riguroso los líderes socialistas/comunistas que pregonan la igualdad y la lucha contra la oligarquía, aprovechándose de la inocencia y estupidez de los que creen en ellos.

Adem√°s, poseen grandes sueldos, y acudiendo a testaferros, son propietarios de terrenos, contratos, grandes y empresas, pero no todos los bienes patrimoniales de estos nefastos personajes son p√ļblicos y por eso les queda f√°cil ocultarlos.

Y todo lo logran con sus disfraces: Unos dicen ser socialistas y otros comunistas. Es lo mismo y est√°n √≠ntimamente relacionados. Y aunque un comunista sea socialista, un socialista no necesariamente es comunista, pero ambos manejan las mismas estrategias ante la colectividad: la planificaci√≥n de la econom√≠a, el intervencionismo del Estado, la lucha de clases o la socializaci√≥n y manejo de los medios de producci√≥n que  acaba con el proletario convirti√©ndolos en esclavos de un r√©gimen o dictadura comunista porque el socialismo es el paso final para llegar a una sociedad comunista.

A través de estas estrategias, solapadas, plagadas de mentiras, de promesas que jamás se cumplen, la historia del comunismo o del socialismo siempre ha estado repleta de multimillonarios, gente de bien y de hijos de familias acomodadas.

La pregunta de los ‚Äúmamertos‚ÄĚ dudosos es siempre la misma: ¬ŅPuede alguno de estos j√≥venes ‚Äúrebeldes‚ÄĚ de la clase media y vinculado a alg√ļn grupo de izquierda ser multimillonario como sus l√≠deres? Jam√°s, a menos que se convierta en un lagarto trepador.  De lo contrario, esos ‚Äúrebeldes‚ÄĚ, esos v√°ndalos, esos que lanzan piedras, bombas incendiarias, y que salen a marchar y a gritarle ‚Äúasesino‚ÄĚ a un jefe de Estado mientras encubren a su jefe asesino; esos mismos que le gritan ‚Äúnarco‚ÄĚ a un jefe de Estado mientras ellos trabajan para un capo de la izquierda comunista/socialista narcotraficante, jam√°s llegar√°n a ser multimillonarios y estar√°n siempre condenados a alimentarse a base de avena o cebada como en Cuba, o a tener que salir huyendo como ratas, como lo est√°n haciendo los venezolanos, que si no toman la alternativa de la huida, tendr√°n que buscar en los botes de basura, un mendrugo de pan.

Y mientras tanto; mientras esos j√≥venes hacen bulto para favorecer a sus l√≠deres, ellos, los l√≠deres comunistas/socialistas podr√≠an ba√Īarse y forrarse en billetes o seguir acumulando dinero en sitios clandestinos.  

Esa es la hipocres√≠a izquierdista que destruye pueblos, que expropia viviendas, autos, propiedades de todo tipo y de considerable valor, mientras sus hijos estudian en el exterior y gozan de privilegios que no merecen porque son obtenidos con dineros il√≠citos. Ellos, los que pregonan luchar contra la oligarqu√≠a, disfrutan del capitalismo, teniendo cuentas bancarias con varios ceros en su haber y a su disposici√≥n.

Pero la juventud sigue ahí; sin leer, sin estudiar, sin prepararse, sin conocer la verdad y desperdiciando su vida, su talento y su energía a favor de un explotador, mucho peor que aquellos catalogados como oligarcas, empresarios o industriales igualmente explotadores, pero que al menos conceden más opciones de libertad.

En Colombia por ejemplo, estos j√≥venes ‚Äúrebeldes‚ÄĚ, creyendo en el cuento de la igualdad y en la lucha contra la oligarqu√≠a; creyendo en educaci√≥n, servicio de salud, vivienda y otras gratuidades, favorecen intereses de capos del comunismo/socialista como Jes√ļs Santrich, Gustavo Petro, Gustavo Bol√≠var, Roy Barreras, Claudia L√≥pez, Jorge Enrique Robledo, Iv√°n M√°rquez, Iv√°n Cepeda, Timochenko, Antonio Navarro, los jefes y capos de la JEP, los capos y l√≠deres de Fecode y otros m√°s, mientras ellos, esos j√≥venes ‚Äúrebeldes‚ÄĚ, tienen que pedirle a sus padres para la buseta.

Por eso siempre lo he sostenido: El d√≠a que los ‚Äúmamertos‚ÄĚ estudien y conozcan lo que ha sido el socialismo/comunista a trav√©s de la historia, dejar√°n de ser ‚Äúmamertos‚ÄĚ y se convertir√°n en personas de bien amantes de su patria, la libertad y la independencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *