Gobernador, alcaldes y concejales, cómplices de Celsia

Escribe: Luis Hernando Granada C.

No cabe duda; cuando alguien se da cuenta que un delincuente está cometiendo un delito y se queda callado, adquiere la calificación de cómplice, y eso es lo que está sucediendo en el Tolima con el Gobernador, los Alcaldes, Diputados, Concejales y otras autoridades conocidas como las “ias” y frente a los abusos de las empresas de servicios públicos.

En la calle, en las redes sociales, en todas partes, la inconformidad es general, y en algunos municipios se realizaron hasta los estúpidos “cacerolazos”.

Se han publicado las facturas donde quedan a la luz los excesos o el robo descarado en la facturación.

Por todos los medios, personalmente cuando se puede o en forma digital a través de las páginas de las empresas, miles de usuarios han solicitado una explicación pero todo ha resultado infructuoso; en algunos casos las empresas están cerradas, y si es a través de llamadas, la diligencia resulta infructuosa porque en la mayoría de los casos no hay respuesta al otro lado de la línea o a través de las páginas de dichas empresas.

Alguien con mucho acierto dijo en estos días: “La pandemia solo ha servido para que los ricos y grandes empresarios se enriquezcan y los pobres queden en la miseria”. Y esto está claro porque con los desmanes y abusos de Celsia, ésta empresa se fortalecerá y aumentará su capital, mientras los pobres tendrán que empeñar hasta lo que no tienen para cancelar sus facturas.

La energía invisible y costosa

Resulta que a causa de la pandemia, muchos negocios se vieron obligados a cerrar sus puertas. La dueña de un pequeño taller de modistería con ocho trabajadoras, diez máquinas de coser y dos fileteadoras, se vio obligada a despedir al personal. Se quedó trabajando sola, y esto haría suponer que el recibo de energía bajaría de precio. Las guacas, llegó por más valor. Lo mismo sucedió con una pequeña fábrica de helados que ante la imposibilidad de que sus vendedores salgan a la calle, apagó sus artefactos eléctricos, pero el valor de la factura, a cambio de bajar, subió de precio.

Lo más insólito es que son miles de negocios cerrados donde la facturación sigue al alza. Y esto no es de ahora; esto viene desde tiempo atrás, es decir, desde antes de la llegada del virus chino. En mi caso personal, en agosto del 2019 mi EPS me trasladó a la Clínica Imbanaco de la ciudad de Cali para una cirugía ocular que me obligaba a permanecer allí un mínimo de 20 días. Desconecté todos los aparatos eléctricos y hasta bajé loa tacos. El apartamento quedó solo, y aun así, la factura correspondiente a ese lapso de tiempo llegó por la misma suma.

¿Se apoderaron e invadieron mi apartamento algún tipo de fantasmas, que sin consideración alguna consumieron la misma cantidad de energía?… ¿Esa energía que no se consume, es invisible, a tal punto que no se refleja en el medidor que nadie mira?

La farsa entre los gobernantes y Celsia

La semana inmediatamente anterior el gobernador del Tolima, Ricardo Orozco, le propuso a Celsia la creación de una bolsa de empleo en donde esté la Gobernación del Tolima, Celsia y el Sena, dizque con el fin de suplir los empleos que se requieren para la atención de los usuarios de la empresa. Pero  igualmente el gobernador le propuso a Celsia obras por impuestos en las vías San Felipe – Falan y Falan – Palocacabildo.

¿Qué hay detrás de todo esto? El SENA tiene una excelente bolsa de empleo y le suministra a quien así lo requiera el personal y la capacitación adecuada a los posibles empleados. ¿Por qué entonces Celsia quiere involucrar a la gobernación en este tema?… ¿No será esta una estrategia para “tapar” sus abusos o para entregarle una “coima” al gobernador para que éste siga impávido ante los desmanes de Celsia?

 Pero también me enteré que el alcalde –otro cómplice de los abusos de Celsia y de las otras empresas de servicios públicos–, se reunirá con Celsia y Alcanos para “revisar el tema de la facturación”. La reunión se llevará a cabo el próximo miércoles 27 de mayo a las 9:00 de la mañana, y en la reunión participarían, la Superintendente Natasha Avendaño, directivos de Celsia y Alcanos, y obviamente el alcalde, quien al respecto dijo: “Vamos a pedir las aclaraciones a estas dos empresas, porque debemos estar en favor del bolsillo de los ibaguereños”. ¿Y si le preocupa tanto por qué no ha actuado?

“La reunión será virtual y se transmitirá en vivo para que los ciudadanos también puedan establecer sus quejas y resolver sus dudas”, dijo el Alcalde.

Mis preguntas son: ¿Qué hacen frente al tema el gobernador, los alcaldes de los municipios de Ibagué, los diputados, concejales y las “asustadurías del Tolima”?… ¿Por qué estas mismas autoridades, ante los desmedidos, cínicos y escandalosos abusos no empiezan a pensar y a actuar en torno a la aplicación y respeto de la Ley 142 de 1994 o Ley de Servicios Públicos Domiciliarios, o a la aplicación de la Ley 1715 de 2014 que nos permitiría gozar de buena energía a través de paneles solares?

Señor gobernador del Tolima, señores alcaldes del Tolima, Señores Diputados y Concejales del Tolima y demás autoridades relacionadas, no solo de coima vive el hombre. El pueblo los eligió para que los gobernara y administrara sus recursos, pero correctamente y con voluntad de servicio y honestidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *