In memoriam por la partida del jilguero

Escribe: Luis Hernando Granada C.

Paz en la tumba del Maestro Jorge Oñate.-

Su nombre de pila era Jorge Antonio Oñate González, y La Paz, un hermoso municipio del Cesar lo vio nacer el 31 de marzo de 1949. A lo largo de su carrera artística fue conocido con los apelativos de “El Jilguero de América”. “El Ruiseñor del Cesar” y “La Leyenda”, entre otros.

De igual forma recibió varios reconocimientos como premio a su labor, quizás el más importante, entre otros, como él mismo Maestro Oñate lo expresara en alguna oportunidad, fue el Grammy Latino a la Excelencia Musical en el 2010.

Desde el comienzo de su carrera, en 1968 a 2012, había logrado 25 discos de oro, 7 discos de platino, y 6 de doble platino. ​ También incursionó en la política como concejal de su pueblo natal, fue subdirector del Departamento del Cesar y segundo en la lista del congresista Alfredo Cuello Dávila, a quien reemplazó en varias ocasiones. ​

Mis conocimientos sobre el vallenato no son muy amplios, pero fui seguidor yadmirador de Guillermo Buitrago, primera leyenda del vallenato; Alberto Fernández Mindiola, Rafael Escalona, Julio Bovea, Leandro Díaz, entre otros. Era la época del “Vallenato clásico, puro y original”. Luego seguí a Alfredo Gutiérrez y al Binomio de Oro, hasta la muerte de Rafael Orozco.

Sin embargo, en el 2001 en mi paso por “La Vallenata de Caracol” en Bucaramanga donde tuve un programa, empecé a conocer los temas de Jorge Oñate, quedando impactado por la calidez y realismo de sus temas; unos temas que son más certeros que las flechas de Cupido porque llegan directo al corazón, sin detenerse en el tiempo o la distancia. Tenían y seguirán teniendo ese factor que lleva a la reflexión, al reconocimiento del amor como un valor espiritual. Fueron y son temas con los cuales muchos se enamoraron y no pocos lloraron.

Y entre esos temas vale la pena destacar: “Mujer marchita”, “No comprendí tu amor”, “Volví a Llorar”, “Nido de amor”, “Enamórate”, “Una aventura más”, “El cariño de mi pueblo”, “Paisaje de sol”, “Calma mi melancolía”, “Triste y confundido”, “Se te fueron las luces”, “El corazón del Valle”, “lloraré”, “Nació mi poesía”, “Me pides tanto”, “Devuélveme mis sentimientos”, “La gordita” y muchos más, que jamás pasarán a la historia.

Paz en su tumba al Maestro, al cantor, al líder de una generación musical.

================================================

PUBLICIDAD

MÁS INFORMACIÓN EN:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *