La UT trabaja en la prevención del Cáncer

“Cáncer no es igual a estar muerto, es una enfermedad como toda otra y si se detecta a tiempo, la mayoría de esos tumores son curables y tratables”. Así lo manifestó Mabel Bohórquez, Doctora en ciencias biomédicas.

En países con ingresos económicos bajos o medianos como Colombia, se debe trabajar en prevenir el cáncer y no en tratarlo, puesto que es algo muy costoso y aunque en ocasiones su tratamiento permite prolongar la sobrevida, hay un costo en la calidad de vida, o en otras ocasiones a pesar de los tratamientos, las personas fallecen, y por tal razón la finalidad de este país debe ir orientada a la prevención del cáncer.

Las personas más propensas a padecer cáncer son quienes tienen un su historia familiar muchos casos de esta enfermedad, ya que son portadores de un tipo de mutación que se hereda de generación en generación. Cabe aclarar, que el cáncer es una enfermedad genética pero no hereditaria, lo que quiere decir que se adquiere, y por ello se deben tener en cuenta los factores de riesgo ambientales como el sobre peso, la falta de actividad física, entre otros que generan afectaciones al organismo.

Desde el grupo de Citogenética, Filogenia y Evolución de poblaciones de la UT, orientado por la doctora en ciencias biomédicas Mabel Bohórquez, se han venido adelantando investigaciones desde el 2005 en el área de análisis genético poblacional de enfermedades humanas, como el aporte genético individual para el desarrollo del cáncer tanto en personas que lo adquieren en edad adulta, como aquellos que tiene un tipo de predisposición genética a síndromes con agregación familiar.

Desde esta línea de investigación se ha podido identificar que el tipo de alelo que posee cada individuo en Latinoamérica es algo diferente a los alelos que se presentan en otras poblaciones no Latinoamericanas, y especialmente a la de Colombia donde se presenta cierto tipo de mutación especial.

Reconocer este tipo de diferencias permitiría que más adelante el cáncer se trate con medicina personalizada, es decir, que de acuerdo al tipo de cáncer que presenta una persona o un grupo de personas se les suministre un medicamento y una terapia en específico, lo que haría que el tratamiento sea más efectivo y menos toxico para el paciente, ya que actualmente sin importar el cáncer que la persona padezca se le realiza el mismo tratamiento que al resto de la población que presenta cualquier tipo de cáncer.

La doctora Mabel indica que, “prevenir el cáncer es sencillo ya que se parte de realizar actividad física y de tener una alimentación equilibrada que favorezca nuestra flora, pues los excesos son malos, al igual que la ausencia de algún alimento en específico (vegetales, frutas)”.

El cáncer es una enfermedad que nos puede afectar a todos, por eso es importante que como comunidad universitaria trabajemos juntos en la prevención y detección temprana de esta enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *