La Barca de Calderón

Escribe: William Calderón Zuluaga.-

Por una Constituyente.- Los insignes profesores Luis López de Mesa y Jesús Vallejo Mejía han dicho que Colombia amanecía cada día con una frustración, que además no existe el sentido del decoro… Si de frustraciones hablamos los colombianos, hay dos que encabezan esa larga lista: La Paz y la justicia… Estas, están unidas, pues sin justicia justa, no puede haber paz. Intentos se han hecho en todos los gobiernos, pero no prosperan por los intereses políticos y de los propios operadores de ella. La corrupción campea en todos los estrados judiciales, desde la provincia, hasta las altas Cortes asentadas en la capital. Carteles y carruseles, –como lo escribí hace 10 años en el capítulo Juicio a La Corte de Editorial Planeta en el libro Parapolítica, Verdades y Mentiras– para enriquecerse y mantenerse año tras año en sus puestos .

Otra frustración nacional.- El último ensayo de reforma se intentó en el primer año de gobierno del actual Presidente. La improvisada Ministra, –con alma de costurera– Gloria María Borrero, persona tímida para estos temas, sin experiencia administrativa ni política, fracasó y no se la aprobaron en el Congreso, que con argucias menores la hundieron en la Cámara, para nueva frustración nacional.

Esto no da espera.- No hay que darle más vueltas al asunto. Hay que convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, como lo vienen pregonando calificados juristas e historiadores de la talla de Juan Clímaco Giraldo, Dagoberto Charry, Rodrigo Llano, Ferney Paz, Ernesto Lucena Quevedo, Julio Cesar Ortiz, Edgardo Ramírez Polanía, Oscar Iván Palacio, Oscar Jiménez, Luis Fidel Moreno y permitido por la Constitución del 91… todo ello, mediante un proyecto de ley que debe ser aprobado por el Congreso .

Las dificultades.- Surgen con ello grandes problemas:… La clase política gran parte de ella incursa bordeando las fronteras del Código Penal, y como aforados que son, corresponde a una de las cortes juzgarlos. Comienza la contraprestación inicua, de favores; nosotros no aprobamos la ley que convoca a la Constituyente para que nos reformen y nos quiten poderes, y, ustedes nos tratan con benevolencia en nuestros procesos penales (Corte Suprema), y no nos quiten el fuero, (Consejo de Estado). ¿Qué hacer? El Presidente tiene que actuar con energía, mucha autoridad y decisión, frente al Congreso, que intentará chantajearlo reviviendo la mermelada. Entonces, debe acudir al pueblo, hastiado de tanta impunidad, 94%, y a tanto prevaricato arbitrariedad e injusticias. Hacer un plebiscito Ad-hoc, en las calles y plazas de Colombia, con el mismo derecho de protesta, a nombre de todos los ciudadanos, para decirle al Congreso que convoque una Constituyente, y no pasemos otro cuatrienio con la misma frustración: la Reforma de la Justicia es ahora. 

Una patica.- Está comprobado que el Congreso no es capaz de hacer las reformas que necesita la democracia para seguir subsistiendo… ¿Cuáles son esas reformas? Justicia, Salud, Educación, Electoral y Política… Amén de que se necesita un cambio del sistema económico, que nos está gobernando desde cuando lo implementó López Michelsen con el Ministro Rodrigo Botero Montoya.

Los antecedentes de la Constituyente y el golpe del 13 de junio.- Como recordar es vivir, la presentación de una Reforma Constitucional por el Doctor Laureano Gómez, a través de una Asamblea Constituyente, provocó el Golpe de Opinión, que para los laureanistas fue traducido como un Golpe de Estado para legitimar al Dictador Gustavo Rojas Pinilla, vino luego el Plebiscito del 57 en donde se derogaron las reformas constitucionales producidas por La ANAC.

Otras propuestas.- El Doctor Alberto Santofimio Botero, como Presidente de la Cámara de Representantes y luego Ministro de Justicia, durante el gobierno de Alfonso López Michelsen, propuso su propia Constituyente, mientras desde otro escenario en 1976, el Director del Diario El Siglo, Álvaro Gómez Hurtado, hizo otra propuesta de reforma. 

La caída del Ministro.– Las reformas propuestas por Gómez y Santofimio se engavetan, debido a la caída del Ministro de Justicia Víctor Renán  Barco López, quien solo estuvo en ejercicio de su cargo 19 días… El memorable debate a la Justicia, que garantizó como Presidente de la Cámara el mismo Santofimio, fue realizado el 16 de noviembre de 1976 y protagonizado por el Parlamentario caldense Jesús Jiménez Gómez …

Juez y parte.- El joven congresista, Jiménez Gómez, en un ardoroso debate demostró que el señor Barco López, era indigno de ejercer el cargo y sí que menos presentar ante el Congreso, una Reforma a la Justicia, pues como abogado había sido juez y parte en un hecho notorio, censurado por el Tribunal de Manizales… “y los testigos estamos vivos”… 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *