La dama de Troya

Escribe: William Calderón Zuluaga*.-

El Colombiano.- A quienes desde niños nos criaron nuestros mayores hablando y leyendo el periódico El Colombiano, con todas sus letras, el pan de cada día de los antioqueños, su fundador Francisco de Paula Pérez Tamayo de origen campesino, nacido en Entrerrios un 7 de mayo de 1891, hijo de Antonio y Rufina, egresado de la Universidad de Antioquia, a la edad de 21 años fundó El Colombiano, un periódico para los municipios, del que fue su primer propietario, director, editor, diagramador , corrector y voceador, un joven hiperactivo, Concejal, Diputado y brillante parlamentario, tratadista de Derecho Constitucional, Ministro de Hacienda y Embajador ante la Santa Sede.

La torre de Babel.- No suelo descalificar ni las notas editoriales ni los contenidos, de los directores de medios que publican estas notas; de lo contrario no escribiría en ellos, pues estaría suplantando a quienes me abren las puertas de sus periódicos, revistas, programas de opinión en radio, tv o redes sociales… Así las cosas me encontré con una joya este 7 de octubre del 2020, en las mismas páginas editoriales a manera de carro-bomba en medio de las columnas y en el mismo sitio en donde apareciera el editorial del magín del fundador y Director Francisco de Paula Pérez Tamayo, contando siempre con la participación de la Casa Ospina del sobrino de Doña Berta Hernández de Ospina Pérez, el próspero empresario Jorge Hernández Restrepo, quien entró como socio gracias al premio gordo de la Lotería de Medellín y de la familia Gómez Martínez, gran cimiento de esta casa periodística… herederos de J.C Hernández y Fernando Gómez Martínez. Gracias a ese golpe de suerte proporcionado por un número de lotería en los años 30, esta empresa periodística, sueño de los Hernández con su visión empresarial y los Gómez con la gran visión política logró llegar a ser el primer periódico de la provincia colombiana. 

Contra viento y marea.- Allí tuvieron cabida los más calificados voceros de la intelectualidad nacional como Juan Zuleta Ferrer, Joaquín Vallejo Arbeláez y su hijo Jesús Vallejo Mejía, Jaime Sanín Echeverri, los expresidentes Belisario Betancur y Álvaro Uribe Vélez, Otto Morales Benítez, José Alvear Sanín, Fernando Gómez Martínez, Carlos Castro Saavedra, Nicanor Restrepo Santamaría, Antonio Álvarez Restrepo, Diego Tobón Arbeláez, María Clara Ospina, Alberto Velásquez Martínez, Gustavo Álvarez Gardeazabal, Oscar Domínguez Giraldo, Mariano Ospina Hernández… Merece especial mención el exconstituyente Juan Gómez Martínez quien se enfrentó al peor criminal de la humanidad Pablo Escobar y nunca se arrodilló a sus exageradas peticiones y llegó a enfrentarlo a sangre y fuego, dejando en manos de su hermana Ana Mercedes el más precioso legado que ella también supo defender. Tiene también este diario la participación por más de 50 años  del consagrado columnista Raúl Tamayo Gaviria, columnista enhiesto y de principios superiores, tan parecido a Francisco de Paula su pariente  el fundador.    

Mención especial.- El Colombiano le dio vida al primer diario económico del país, gracias al expresidente Ospina y doña Berta y su Tábano que puso a tambalear el establecimiento. En el sur del país está el Diario del Huila con doña Olga Duque de Ospina y María Pía Duque Rengifo, y para el periodismo virtual aparece ahora La Linterna Azul producto del magín del intelectual Mariano Ospina Hernández y ahora permanece gracias a Doña Helena Baraya y el reconocido periodista Juan José Gómez. 

La Dama de Troya.- Después de lo narrado, ahora pretenden a manera de Caballo de Troya, desconocerlo todo y por eso no nos quedaremos callados cuando la señora Ana Cristina  Restrepo, está convertida en un huésped incómodo, dentro de la centenaria casa grande del periódico más prestigioso y leído de Antioquia, El Colombiano. Entre los columnistas y los directores de diarios, suele trabarse, una cordial y respetuosa fraternidad, en el manejo complicado del oficio. Quienes dirigen estos importantes medios, son, casi siempre, generosos, hospitalarios, tolerantes, hasta magnánimos, dentro del principio tutelar  de la libertad de expresión, con las opiniones expresadas por sus colaboradores. Pero, una cosa es la tolerancia, y otra, cuando abusivamente un columnista, pretende señalar pautas y derroteros a los responsables de la orientación del diario. Esta es una inversión de valores inadmisible que ha terminado, en rupturas definitivas. Ejemplos existen muchos mirando la historia remota, o reciente pondremos uno de los más famosos…

Recordar es vivir.- Lucas Caballero, Klim, el mejor humorista de su época, por odios familiares inconfesables, abusó de la tolerancia de Roberto García Peña y Hernando Santos, responsables de la dirección de El Tiempo. Su obsesiva lucha contra el Presidente Alfonso López Michelsen, traspasó todo los límites, y agotó la paciencia de los directivos  del famoso diario. El final del drama, fue la salida de Klim, y la desaparición definitiva de su leída colaboración semanal, en la tribuna periodística fundada por Alfonso Villegas Restrepo y Eduardo Santos. 

La novicia rebelde.- Seriamos ilusos  y desproporcionados en nuestro juicio, si pretendiéramos equiparar la exquisita pluma de Caballero Calderón, con los textos rutinarios de la dama de Troya. Pero, la esencia del conflicto si es la misma.

Los dueños y los directivos de un diario, de la tradición y grandeza de El Colombiano, no pueden aceptar, ahora, que una novicia rebelde del periodismo, se entrometa a dictarles arrogantes pautas al pensamiento y la libre opinión de los propios editorialistas. Una salida inmediata, decorosa y digna, es la única que tiene la señora Restrepo. Seguramente será acogida, con entusiasmo, en algunos medios que se armonicen con su ideología, su criterio y su visión de país. Allá, quedará bien, cómoda, y hasta feliz.

* William Calderón Zuluaga, Periodista, Columnista, Caricaturista,
autor de la Barca de Calderón

=========================================

VERDADES NO REVELADAS: En 400 páginas llenas de historias y suspenso… “EL IMPERIO DEL TERROR” deja al descubierto los trucos y engaños de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, médicos inescrupulosos y otros personajes.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *