La Impotencia sexual: Un problema vergonzoso y destructivo

De pronto una pareja decide llegar al divorcio o simplemente abandonar a la pareja, y uno de los factores principales es justamente la Impotencia sexual también conocida científicamente como Disfunción eréctil.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), los factores son múltiples y abarca una población que oscila entre los 40 y 70 años aunque no se descartan casos en la más temprana juventud.

¿Qué es la Impotencia sexual o Disfunción eréctil? La Disfunción eréctil o Impotencia sexual en el hombre, es la incapacidad temporal o permanente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria.

Sin embargo, no es una enfermedad. Es una afectación de los vasos sanguíneos causada por una mala circulación que de paso obstruye los nervios responsables de la erección, a consecuencia del tabaquismo, la hipertensión, la diabetes o la  obesidad. No podemos desconocer que las enfermedades cardiovasculares tienen mucho que ver con la disfunción eréctil.

Analizadas muy por encima las causas, valdría la pena destacar que el porcentaje de hombres que sufren de esta situación anómala nos relaciona un promedio del 70%. Es decir que el problema es grave, mayúsculo y con alto riesgo por las consecuencias que lleva consigo cuando no se recurre a un tratamiento especial porque el porcentaje de parejas que se separan a causa de este problema llega a un significativo 59%.

La Impotencia sexual puede tener igualmente causas psicológicas como la ansiedad, la depresión, el estrés y el temor a enfrentarse a situaciones de responsabilidad frente a la pareja. 


Existen igualmente otros factores como la fatiga, la inapetencia, la falta de ejercicio, el insomnio, un fracaso laboral o una situación económica bastante crítica, porque esto va a impedir una adecuada concentración en el momento de realizar el acto sexual.
 

En lo que respecta a las causas vasculares, como la mala circulación o problemas relacionados con afectaciones del corazón, el pene no recibe el torrente sanguíneo suficiente para lograr una erección perfecta.

Cuando se habla de causas neurológicas tenemos que referirnos a una interrupción o carencia de comunicación entre el cerebro y el pene. Normalmente esto lo han llamado falta de concentración. Esto ocurre con las lesiones de la médula espinal, la esclerosis múltiple o luego de una intervención quirúrgica en la pelvis.

No podemos desconocer las causas hormonales, es decir, las creadas por algún tipo demedicamento como los formulados contra la hipertensión, las afecciones cardiacas y los trastornos psiquiátricos.

Medidas de prevención

Muchas veces no le ponemos atención a ciertos hábitos nocivos, pero vale la pena tener en cuenta que las arterias y las venas, se pueden afectar por fumar, consumir alcohol o por la ingesta de grasas saturadas, así como la vida sedentaria y el estrés.

Tratamientos

Podríamos hablar de varios tratamientos, siendo el punto de partida, un análisis con seguimiento, lo cual lamentablemente en la mayoría de los casos no se realiza por la vergüenza que muchos afectados sienten de dar a conocer el caso a un especialista. Además, cuando el paciente vence el miedo y decide visitar al especialista, quiere las cosas ya, es decir, salir del consultorio y llegar “armado”. Pero lamentablemente, por ética profesional, el médico tiene que sugerir: Cambiar hábitos alimenticios incluyendo ayuda del nutricionista y del psicólogo, para llegar finalmente a la formulación de medicamentos que a la postre resulta altamente costosos.

Por lo anterior no se acepta fácilmente ni la ayuda profesional ni la ingesta de fármacos. Sin embargo, con referencia a los producidos en laboratorios y cuya base son los químicos, los efectos secundarios no se hacen esperar y pueden ir desde dolores de cabeza, sofocos, trastornos gastrointestinales e incluso visuales.

Regresar a la naturaleza

No solo frente a la Impotencia sexual en el hombre sino en la Frigidez sexual en la mujer, lo mejor es regresar a la naturaleza. Los fármacos sirven como paliativo o calmante frente a una enfermedad pero a la par van destruyendo otros órganos o causando varios tipos de problemas graves como la destrucción de la flora intestinal, la migraña y las afectaciones hepáticas y renales, entre otras enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *