Las criminales acciones de los Congresistas

Escribe: Diana Esperanza Guzmán.-

No fue el primero ni será el último congresista que duerme plácidamente en medio de una plenaria del Congreso.

En Colombia existe gran variedad de delincuentes y entre ellos podemos mencionar los llamados de “cuello blanco”. Son los mismos que se escudan en un cargo público para devengar lo que realmente no se merecen.

Mientras un trabajador corriente no devenga más de un millón de pesos al mes, un Congresista recibe 40 veces la misma suma aparte de las prebendas que recibe por varios injustos conceptos: escoltas, camionetas blindadas, pago de celulares, viáticos, asesores, comisiones, chanchullos, etc… Pero cuando se propuso bajarles el salario, todos se opusieron.

Ahora bien; mientras el mismo trabajador corriente solo tiene derecho a 15 días de vacaciones, un Congresista se toma cuatro meses, es decir, 120 días.

¿Estamos claros?… Claro que sí. Hace poco alguien propuso reducir esa extensa e injusta temporada de vacaciones; se discutió, se habló basura, se expusieron los argumentos, pero al final, la mayoría se retiró del recinto al momento de votar. ¿Para eso los elegimos?… ¿Para que nos roben descaradamente? Veamos un cruel ejemplo: Un médico puede llegar a trabajar hasta 72 horas seguidas en urgencias para lograr, a duras penas, un salario mínimo. ¿Han calculado ustedes en un turno cuántas vidas puede estar salvando, incluso sin los elementos necesarios?

Un policía debe estar disponible prácticamente todo el tiempo y dispuesto a ser trasladado donde la institución lo decida, y si por cosas de la vida para defender la vida de alguien o la propia hiere o mata a otra le toca pagar su defensa de su pírrico salario, cuando no es injustamente condenado por defender su vida y la de sus semejantes.

Nosotros pagamos impuestos excesivos para pagar sueldos y dádivas escandalosas a corruptos que trabajan unas pocas horas al año legislando en contra del pueblo o atacándose entre ellos mismos como hienas salvajes.

¿Si no quisieron ceder ni un mes de cuatro que tienen de vacaciones qué podemos esperar de ellos?… ¿Será que vale la pena reelegirlos para que sigan siendo nuestros verdugos?

========================================================

NOVEDAD LITERARIA

ADQUIÉRALA HOY MISMO A TRAVÉS DE:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *