Las grandes mentiras de la izquierda (II)

Escribe: Luis Hernando Granada C.

Criminales que se enriquecieron y se enriquecen con el cuento de la lucha contra la oligarquía y aprovechando la ingenuidad de sus seguidores.

El reclutamiento y adoctrinamiento de los ingenuos

Es obvio que todos los movimientos, agremiaciones y grup√ļsculos, sin importar sus fines, se nutren de seguidores, adeptos o admiradores de acuerdo a sus plataformas ideol√≥gicas y de lucha, pero en el caso de la izquierda, la ingenuidad de millones de j√≥venes en el mundo, es el caldo de cultivo para que los l√≠deres, desde la primera edad, a nivel de escuelas, colegios y luego en las universidades, utilicen sus tent√°culos siniestros para lograr el reclutamiento y desde luego el adoctrinamiento.

En mi caso personal, la primera experiencia pol√≠tica la tuve en la d√©cada de los 70s, cuando pertenec√≠ a la JTC ‚ÄďJuventud Trabajadora Colombiana‚Äď, donde inicialmente se creaban c√©lulas que recib√≠an orientaci√≥n sobre valores humanos, cooperativismo y otros temas constructivos. Jam√°s se nos habl√≥ de pol√≠tica partidista, pero con el tiempo, descubr√≠, que algunos de sus l√≠deres, trabajaban para el PSDC ‚ÄďPartido Social Dem√≥crata Cristiano‚Äď, dirigido en Colombia ‚Äďseg√ļn investigu√© en ese entonces‚Äď, por Belisario Antonio Betancur Cuartas, quien fue Presidente de Colombia entre el 7 de agosto de 1982 al 7 de agosto de 1986, el mismo Presidente, que por ser un Conservador de izquierda, hizo caso omiso de las advertencias sobre la avalancha que sepult√≥ a Armero, y el mismo que permiti√≥ que el M-19 por orden de Pablo Escobar, realizara el ‚Äúasado‚ÄĚ del Palacio de Justicia para favorecer a los narcotraficantes y con el apoyo de Petro y sus secuaces del M-19.

El solo hecho de saber que Belisario era Conservador, ya me pon√≠a a pensar, agreg√°ndole a lo anterior, que el nombre del Partido, donde se integraba lo ‚Äúsocial‚ÄĚ, lo ‚Äúdem√≥crata‚ÄĚ y lo ‚Äúcristiano‚ÄĚ ya me llevaban a dudar sobre el origen y los fines del movimiento JTC.

Hoy en d√≠a y desde hace muchos a√Īos, ni√Īos y j√≥venes son asaltados en su inocencia no solo por el adoctrinamiento pol√≠tico izquierdista sino por el religioso.

No es dif√≠cil que hoy los hijos y los nietos, nos lleguen a casa habl√°ndonos de Mao Tse Tung, Mussolini, Hitler, Fidel Castro, Hugo Ch√°vez, Nicol√°s Maduro, Gustavo  Petro y otros m√°s, todos ellos, utilizando el terror para lograr sus criminales objetivos. Tampoco es raro que desde la primaria, se les infunda a los ni√Īos las bases y las mentiras de las iglesias ajenas a la cat√≥lica, es decir, las iglesias que utilizando la Biblia como anzuelo, enga√Īan y roban a sus seguidores con el cuento del diezmo.

Sin embargo, en una sociedad como la nuestra, donde se pregona la Democracia, es bueno que existan movimientos y partidos, pero lo censurable es que dichos movimientos alberguen dentro de sus propósitos, la tendencia hacia la mafia transnacional comunista/socialista que se nutre, se alimenta y ha logrado perdurar, con dineros mal habidos, producto del narcotráfico, el secuestro, la extorsión, la expropiación, la trata de personas, de órganos y otros aberrantes delitos.

Eso es lo censurable; no hay ideas, no hay programas, no existe la m√°s m√≠nima intenci√≥n de llegar al poder para aplicar un gobierno ben√©fico para el pueblo. Por el contrario, mientras hablan de igualdad y de equidad social, todos los cabecillas se van enriqueciendo, tal como lo vemos con los ejemplos de las fortunas de Fidel Castro, los herederos de Hugo Ch√°vez Fr√≠as, Nicol√°s Maduro, Juan Manuel Santos, y el mismo Gustavo Petro que mientras habla de igualdad, vive en una propiedad de 3.000 millones de pesos, aparte de poseer otras suntuosas propiedades. Enriquecerse es aceptable, pero no a costa de los idiotas √ļtiles que les sirven de comod√≠n para sus siniestros prop√≥sitos.

Lo cierto es que no hay l√≠der comunista o socialista pobre. Ellos, los l√≠deres, trabajan la mente de sus seguidores, con el argumento de que ‚Äúla pobreza se debe al mal reparto de la riqueza debido a su concentraci√≥n en unos pocos‚ÄĚ. Sin embargo, esos l√≠deres y mafiosos comunistas socialistas jam√°s reparten sus riquezas. Fidel Castro, es un claro ejemplo: Dej√≥ al morir yates, islas, mansiones y una fortuna valorada en 1.000 millones de d√≥lares.

Hugo Ch√°vez fue su disc√≠pulo y c√≥mplice, y la fortuna que le dej√≥ al morir a su hija Mar√≠a Gabriela se calcula en 500 millones de d√≥lares. Es, seg√ļn la revista Forbes la mujer m√°s rica de Venezuela, mientras el pueblo venezolano hoy no cuenta con agua potable, gas, energ√≠a y ni siquiera una m√≠nima fuente de ingresos para sobrevivir. Gabriela tiene cuentas en Andorra y en Estados Unidos. Y lo inconcebible es que Ch√°vez utiliz√≥ p√ļblicamente frases como ‚Äúser rico es malo e inhumano‚ÄĚ ‚Äúel capitalismo es un sistema para robar y estafar‚ÄĚ. Y eso justamente hizo Ch√°vez: robar y estafar.

Otro tirano comunista/soialista que tiene en la miseria a Venezuela, es Nicol√°s Maduro, un ex chofer que nada en la riqueza mientras su pueblo se muere de hambre.

Reitero, no hay l√≠der comunista/socialista pobre. Todos navegan en la opulencia y eso lo vamos a seguir demostrando m√°s adelante. Y es doloroso saber, que mientras los l√≠deres disfrutan de todo, los pueblos sometidos, los que conforman la masa impoluta e irredenta o los mismos llamados ‚Äúmamertos‚ÄĚ seguir√°n en la miseria.

Continuará…

===================================

En 400 p√°ginas llenas de historias y suspenso‚Ķ ‚ÄúEL IMPERIO DEL TERROR‚ÄĚ deja al descubierto los trucos y enga√Īos de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, m√©dicos inescrupulosos y otros personajes.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *