Las grandes mentiras de la izquierda (III)

Escribe: Luis Hernando Granada C.

Algunos ricos socialistas/comunistas en España.- Como lo he sostenido siempre, no hay, no ha existido ni habrá un solo socialista/comunista pobre a pesar de su discurso contra la oligarquía, que en el fondo es lo que más apetecen. Y me refiero concretamente a los líderes, a los cabecillas, porque lo que son los llamados “mamertos”, jamás saldrán de la pobreza.

Hoy quiero citar algunos ejemplos por el lado de España, un país donde se puede traer a colación el viejo dicho popular que “el cura predica pero no aplica”.

Es difícil que entre algunos líderes de la izquierda española, se pueda conocer un chofer, un obrero de construcción, un ama de casa o un trabajador raso que tenga dinero amasado.

Juan Carlos Monedero, participó en la fundación del partido de izquierda Podemos, pero como todo socialista/comunista, es decir como todo mitómano, niega ser de izquierda, y su caballito de batalla consiste en afirmar que “no me siento izquierdista, sino el fundador de un partido que pretende superar el dilema entre izquierda y derecha”.

Con ese truco o mentira, Monedero ha podido acumular su riqueza a pesar de ser, como muchos, de familias acomodadas. Es que cuando se tiene algo de poder, no solo económico sino de verbo, de discurso, es muy fácil engañar a sus seguidores.

Carolina Bescansa, pertenece a una dinastía de Santiago de Compostela y es propietaria de un emporio farmacéutico. Ada Colau es otro caso llamativo porque no registra vida laboral, pero haber sido activista le sirvió para llegar a ser alcaldesa de la segunda ciudad de España. ¿Por qué? Porque son personas que lideran y ofician como líderes izquierdistas, pero poco se conoce de ellas.

No sucede lo mismo con Juan Carlos Monedero cuya vida pública se vino a conocer debido a su intento de fraude al fisco, y con una facilidad y tranquilidad asombrosa, giró 200.000 euros para solucionar el chanchullo. La preguntada obligada es: ¿Cómo un profesor de universidad tiene la capacidad adquisitiva de pagar sin dolor ni preocupación alguna esa cantidad de dinero y seguir tranquilo con su vida de millonario? Y claro, es que ellos, los comunistas/socialistas, gastan sin dolor mientras las masas están sometidas a la precariedad y la miseria.

La China Popular Comunista cumplió hace unos dos años, más de setenta años sometiendo a la población a su macabro régimen, y para esas calendas, la China contaba con más de 373 multimillonarios que se enriquecieron “dándole palo a la oligarquía”, expropiando y sometiendo al autoritarismo a sus habitantes. ¿Cómo poder explicar la existencia de tanto multimillonario en un país comunista?

Dice la historia que por ejemplo, esa no era la idea del camarada Mao Tse Tung, en 1949, al cual le colaboró en primera instancia su esposa Chiang Ching con el cuento de la revolución cultural en los 70´s y luego Deng Tsiao Ping, que como mago, convirtió un país comunista en una potencia capitalista. Lo dijo hace poco un columnista cuyo nombre se me escapa: “Para que se dé este milagro hace falta que 1.300 millones de chinos acepten la gran mentira y se sometan a una dictadura que beneficia a esos 373 multimillonarios, todos de la jerarquía del partido comunista”.

Obviamente hay otros métodos de enriquecimiento para los socialistas/comunistas como sucedió con los jerarcas soviéticos que decidieron extinguir la URSS en 1989 para apoderarse de las empresas. Se estaba cumpliendo la definición de Marx, cuando afirmaba que el Estado es la propiedad privada del partido comunista.

Sin embrago, como es la mentira la que predomina y domina a los pueblos, hace unos dos años Vladimir Putin, decía que volver al comunismo en Rusia sería un absurdo. ¿Alguien podría calcular siquiera, de manera aproximada, a cuánto asciende el capital de Putín? Es imposible pero es otro archimillonario que se enriqueció explotando y sometiendo a Rusia.

Volviendo a Cuba, todo lo que existe, es de propiedad de los cabecillas del partido comunista, todos ellos psicópatas sin alma y sin corazón. 

¿Que todos los cubanos tienen un sueldo, comida, vivienda y educación? Claro, pero… ¿a cambio de qué? A cambio de dejarse humillar con un bono para que se alimente mediocremente. Y si les dan estudio, tienen que trabajar para el régimen a cambio de unas sucias monedas.

Eso es lo que no cuadra; eso es lo que no se debe permitir, que un psicópata se enriquezca a costillas de un pueblo sometido. Y como siempre lo he sostenido, la derecha es corrupta, es mala, pero es más criminal la izquierda.

Continuará…

==================================

En 400 páginas llenas de historias y suspenso… “EL IMPERIO DEL TERROR” deja al descubierto los trucos y engaños de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, médicos inescrupulosos y otros personajes.

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *