Las Notas de Óscar G.

Informa: Óscar Gutiérrez.-

El poder de la música como elemento de transformación social.- La música tiene todo tipo de efectos en el ser humano: nos alegra, nos entristece, nos activa, nos hace bailar, nos emociona…

La música ha acompañado al ser humano desde sus primeros días, cuando aprendimos a utilizar sonidos y cánticos para comunicarnos entre nosotros o con las fuerzas superiores que regían nuestras vidas y ha evolucionado según lo hace la sociedad.

Novedoso e Innovador

“La estructura del proyecto El poder de la música, está basada en un sistema gerencial nuevo, flexible y novedoso, adaptado a las características de cada comunidad y de cada región, es decir es un programa de rescate social, de transformación cultural profunda y hoy podemos decir que el arte y la música han dejado de ser ya un monopolio de élites en América Latina y se ha transformado en un derecho social, un derecho del pueblo.

El poder de la música como elemento de transformación social

“La música es la mejor escuela para el fortalecimiento de la calidez humana, para la integración de los pueblos y para compartir y crear belleza”, señala el maestro paraguayo Luis Szarán y complementa: “El poder de la música como elemento de transformación social facilita renovar los valores perdidos y recuperar la autoestima, el sentido de pertenencia, el mejoramiento de la armonía familiar y el rendimiento académico.” y concluye: “En nuestra misión académica, antes que proyectar músicos, nuestro propósito es el de formar buenos ciudadanos dentro de un marco en el cual podamos vivir, trabajar, pensar, opinar y discutir, sin más restricciones que las impuestas por el respeto al derecho ajeno y a la paz social”.

Luis Szarán, es Director de orquesta, compositor e investigador musical paraguayo, cuenta con experiencia en América y Europa. Es titular de la Sinfónica y Philomúsica de Asunción. Nació en Encarnación el 24-09-53 y estudió en la Academia Nacional de Santa Cecilia y es autor del libro: Angu´a Pararä.

En otras Notas:

Ibagué, semillero de músicos

Si por algo se le puede llamar a Ibagué como “Capital Musical de Colombia” es por la calidad y cantidad de músicos que aquí se forman, quienes son referentes dentro y fuera de las fronteras patrias.

Hoy quiero exaltar al Maestro José Ignacio Camacho Toscano, quien formó una dinastía de músicos; ellos, por más de 60 años, han sido semillero de músicos profesionales, compositores, docentes e intérpretes.

Tuve la oportunidad de conocer al Maestro Camacho Toscano, en la década de los 50, en mi calidad de alumno del Conservatorio e integrante del Coro del Tolima, en compañía de Leonor Buenaventura de Valencia, Guillermo Angulo Gómez, Gonzalo Valencia, Emilio Díaz, Félix Vázquez y Ligia Bonilla, entre otros, bajo la magistral dirección del Maestro Nino Bonavolonta. Camacho era un alumno brillante que siempre ponía la nota.

Se nos fue uno de los grandes

Jesús María Lozano fue un eminente médico de sublime espíritu de servicio, benemérito colaborador e impulsador de las causas nobles y humanitaria como Almitas de Dios, Policía Cívica (de la cual era T-22), y muchas otras, amén de su gestión profesional y empresarial, como facultativo, cofundador de instituciones como la Clínica Minerva y gran colaborador con otros centros de salud y hospitales de diferentes lugares de la patria.

Con la muerte del Doctor Lozano se cierra un capítulo en la historia emprendedora de la comarca, por cuanto su labor siempre estuvo ligada a la incentivación de la convivencia entre los hombres, a buscar la tan anhelada paz y a entronizar la armonía, la tolerancia y la solidaridad comunitaria.

Dio brillo a nuestra democracia y al servicio social, ya como médico, ora como policía cívico o como sencillo ciudadano y amigo siempre dispuesto a servir.

Su existencia la alternó directamente con tres generaciones y ejerció enorme influencia sobre quienes lo antecedieron, sus contemporáneos y los jóvenes. Su eterna primavera mental, hizo que trascendiera como figura de destacado liderazgo en las épocas profundamente diferentes que coincidieron con su existencia, desde la patria bucólica y pastoril hasta la de la convulsionada globalización.

Al reiterar nuestra solidaridad, exaltamos su vida y obra, y nos sumamos al hito histórico de su misión de paz y solidaridad, que cumplió con abnegada entrega bajo el alero de Dios, siempre al servicio humanitario sin distingo de clases ni de raza.

Paz en su tumba, noble y gran amigo Jesús María Lozano.

===================================

En 400 páginas llenas de historias y suspenso… “EL IMPERIO DEL TERROR” deja al descubierto los trucos y engaños de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, médicos inescrupulosos y otros personajes.

 www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *