Mantener el orden en casa durante la pandemia

Escribe.: Carla Pina.-

Tener la casa ordenada y cuidar de las plantas y animales es el mejor consejo para que estos días nuestro hogar sea nuestro gran aliado.

La pandemia del coronavirus nos obliga a permanecer en casa, por lo menos, durante 45 días. Una de las recomendaciones para que estas semanas sean lo más saludables posibles es mantener un buen ambiente en casa, especialmente si el espacio es reducido.

Mantener el orden no es solo cuestión de estética. Tener bien colocados los closet, cambiar las sabanas con cierta frecuencia y organizar los cajones tiene numerosos beneficios para la salud.

“Crear y mantener orden, ahora que vemos mermada nuestra capacidad de acción, nos va a ayudar a seguir sintiéndonos bien. También nos brinda cierta capacidad de control y proporciona una experiencia subjetiva de alivio, bienestar y satisfacción en estos momentos de incertidumbre”, explica la psicóloga Rosa Gazol Guillén.

“Ordenar y limpiar es una forma de gimnasia funcional que ejecutada con atención plena ayudará a calmar nuestra mente y pondrá en acción nuestro cuerpo”, añade.

Dados los beneficios físicos y psicológicos, es clave colocar cada cosa en su lugar, y dejar a un lado la pereza. Además, el orden tiene una ventaja adicional:

acabaremos con la casa mucho mejor. Estas son algunas de las claves para conseguir que tu hogar esté ordenado, fresco y que estés bien sin perder la cabeza.

Ventilar la vivienda a diario: Puede parecer obvio, pero es fundamental mantener un ambiente fresco. Es recomendable abrir las ventanas durante diez minutos al despertarnos. De esta manera, las habitaciones olerán a limpio.

Hacer la cama cada día: Aunque sea obvio, hacer la cama nada más despertarte marca la diferencia, ya que nos ayuda a sentirnos mejor. Estirar el edredón lleva solo unos minutos y es una inversión muy rentable a nivel psicológico.

Habilitar un espacio de trabajo: Muchos profesionales pueden realizar sus tareas desde casa. Para adaptar tu hogar al teletrabajo es recomendable escoger un rincón de la casa con luz natural. También que sea silencioso para evitar distracciones y que tenga “buena conexión y enchufes cerca para conectar los equipos”, precisan desde Ikea. En ese espacio, lo ideal es optar por muebles flexibles que permitan trabajar en una postura cómoda. También, es fundamental, organizar el material de trabajo para tenerlo todo a mano. “Cuando acabemos la jornada es recomendable guardar todo en su sitio para desconectar mentalmente de nuestras obligaciones laborales y poder descansar”, puntualiza el gigante de decoración sueco.

Cambiar sábanas y toallas con frecuencia: Hay que lavar siempre sábanas, fundas de almohadas o colchas, pero ahora que estamos más tiempo en casa es un buen momento para limpiar también el cubrecolchón, mantas o cojines.

Cada cosa en su sitio: Dejar las cosas esparcidas (total, siempre puedes recoger mañana) es una idea muy tentadora, pero es un ‘must’ que una vez las utilices vuelvan a su sitio original. Pequeños gestos como recoger el vaso de la mesa, guardar en el armario la ropa que nos hemos llevado durante el día (no vale quedarse en pijama), vaciar el cenicero o colocar los cojines son unos minutos y te aportarán una sensación de orden cuando te levantes al día siguiente.

Poner una lavadora y recoger: La zona de lavandería es una de las más conflictivas de la casa. Conviene tener un cubo o una cesta para colocar la ropa sucia, así nos haremos una idea de la cantidad de piezas que tenemos por lavar. Si la vivienda es grande se puede tener varios recipientes y organizarlas por colores, por ejemplo. Con esta clasificación podemos ahorrar mucho tiempo antes de poner la lavadora. No debemos esperar a que el cubo esté a rebosar. Dependiendo del número de miembros de la casa y de lo sucia que esté la ropa, pondremos la lavadora con más o menos frecuencia. Una vez limpia, toca planchar. Para evitar esta tarea, lo mejor es tender las camisas directamente en perchas. Para recoger y guardar lo mejor es que cada uno recoja sus prendas o bien hacer pilas por dueños para que cada uno las coloque en armarios y cajones.

Fregar la vajilla después de cada comida: Ver los platos y vasos sucios en la pila da una enorme sensación de suciedad. Es recomendable lavarlos según se vayan utilizando o, como mínimo, una vez al día. Si no dejas que se apilen no tendrás que pegarte un maratón de limpieza cuando no tengas cubiertos o vasos limpios.

Barrer después de las comidas: Es imposible que durante las comidas no se caigan migas al suelo. Para evitar la sensación de suciedad, una buena opción es pasar una escoba rápida o el aspirador por la zona de comer.

Mantén limpia la nevera: Tira todo lo que tenga mal olor, aspecto desagradable o los alimentos caducados. Después, recoloca los productos según tus preferencias o usos.

Incluye a los niños: Equilibrar las tareas de la casa es fundamental en estos días. Los niños deben colaborar según su edad. Realizar pequeñas actividades les ayudará a mantenerse entretenidos y a entender la importancia de tener un buen ambiente en el hogar.

Ah!, y no te olvides de las plantas, ellas son nuestro mejor aliado estos días. Aprovecha a darle los mismos cuidados que necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *