¿Nos está enseñando algo el Covid-19? (II)

Escribe: Luis Hernando Granada C.

Doce cambios o estrategia mencioné en la primera parte de este informe y frente a las medidas que obligatoriamente tendrán que tomar algunos países entre ellos Colombia. Hoy quiero profundizar un poco más sobre los primeros cuatro puntos, a saber:

1.- Eliminar de inmediato el 4X1000

2.- Eliminar el IVA

3.- Diligenciar la venta de propiedades producto de las extinciones de dominio que se le han realizado a los narcotraficantes, a las farc y al eln.

4.- Entregar de inmediato las pensiones a todos aquellos que hayan cumplido con su compromiso laboral.

5.- Reducir no solo el Congreso sino además, rebajarles el sueldo a la mitad.

1.- Eliminar de inmediato el 4X1000

Como siguiendo el ejemplo de Misael Pastrana Borrero, creador del tenebroso UPAC que dejó sin viviendo a miles de colombianos, su hijo, Andrés Pastrana Arango creó en 1.998 el 1X1000, con el pretexto de una crisis financiera y para “rescatar” a la banca. Esto, según las ratas de turno, solo sería por un año, pero en 1.999 a raíz del terremoto en el Eje Cafetero, el gobierno decidió que el recaudo del 2×1.000 dizque para reconstruir la región devastada. Sobra decir que el 90% de la reconstrucción de la zona fue realizada por los mismos afectados.

Sin embargo, en el 2.000, la Corte Constitucional dice que el 2×1.000 no puede tener una destinación específica porque se trata de un impuesto y su recaudo tendría que servir para financiar el presupuesto nacional. De esta forma empezaba el robo descarado del gobierno y de los gobiernos subsiguientes porque en el 2.003 la “tarifa” (léase desangre del pueblo) se reajusta y llega a su nivel actual de 4X1.000. En el 2.014 la reforma tributaria “establece” –solo de mentiras–, que la tarifa caería al 3X1.000 en 2.019, 2×1.000 en el 2.020, 1×1.000 en 2.021 y desaparecería en el 2.022.

Solo en el 2.016 el 4×1.000 recaudó $7,29 billones (con b) para el presupuesto nacional. Esto nos da a entender que ríos de dinero han corrido hacia los bolsillos de los gobernantes criminales que se han beneficiado con dicho impuesto.

De seguir imponiendo este gravamen, su recaudo debe ser. Única y exclusivamente, para aliviar la economía que está causando el Coronavirus. De lo contrario sería la más grande injusticia porque ni los bancos ni los corruptos de los distintos gobiernos carecen de grandes ingresos.

2.- Eliminar el IVA

En 1.963 Guillermo León Valencia 8otro godo) se inventa el Impuesto de Valor Agregado, IVA, en sus inicios como un tributo monofásico en el campo manufacturero. La tarifa general de este tributo fue inicialmente del 3%, pero existían otras tarifas diferenciales de 5%, 8% y 10%. En 1.966 se elevan las tarifas diferenciales de 8% y 10% al 15%. No contentos con los dineros que se venían recaudando, en 1.971 se introduce el Impuesto al valor agregado (IVA) sobre los servicios y se modifican nuevamente las tarifas, que pasan de 3%, 8%, 10%, y 15% a 4%, 10%, 15% y 25%. En 1.974 se amplía la base sobre la cual debe aplicarse el tributo. En 1.983 se extiende el impuesto al comercio al detal, y aquí el tributo se convierte en un impuesto plurifásico sobre el valor agregado de etapa múltiple. En 1990 se unifica la tarifa al 12%, y se mantienen las tarifas diferenciales.

En 1995 se eleva la tarifa del 14% a 16%, y en ese porcentaje se ha mantenido, aunque algunas empresas de telefonía pagan hasta el 20%. En alguna oportunidad se habló de los productos exentos del IVA tales como las materias primas, insumos y bienes terminados lo cual es una gran mentira.

Hoy en día el impuesto sigue vigente y no se sabe exactamente a dónde van a parar los recursos, pero es muy fácil suponer que, a los bolsillos de los gobernantes y políticos corruptos, sin descartar que muchos congresistas se han opuesto a eliminarlo, pero en esta crisis esos dineros deberían ser utilizados en atender el problema de salud.

3.- Diligenciar la venta de propiedades producto de las extinciones de dominio

De vez en cuando se habla de los bienes que se les expropian a los narcotraficantes, a las farc, al eln y a otros delincuentes. La gran prensa calla o habla tímidamente del tema, pero igualmente no se sabe a dónde van a parar los dineros por concepto de la venta de dichos bienes. ¿Qué tal que el gobierno invirtiera esos dineros en atender la pandemia del Covid-19?

4.- Entregar de inmediato las pensiones

En estos momentos de crisis económica como consecuencia del Coronavirus, es  injusto que un pensionado tenga que entran en litigio hasta por dos, tres y más años para reclamar lo que les pertenece, mientras los Fondos de Pensiones, aparte de que se roban y niegan semanas a los trabajadores se enriquecen con los dineros de aquellos que han cumplido con su compromiso laboral, porque esos dineros no son del gobierno cómplice ni de los Fondos, sino del trabajador que en estos momentos puede estar necesitándolos.

5.- Reducir no solo el Congreso sino, además rebajarles el sueldo

Nuestro Congreso de la República, –el más grande del mundo–, con un promedio de 300 integrantes y un sueldo aproximado de $30 millones de pesos mensuales, es otro medio de desangrar al país. Esto sin contar los gastos adicionales que esto ocasiona tales como camionetas blindadas, escoltas, viáticos, etc.

Si somos honestos, este desangre se podría utilizar en el área de la Salud y frente a la amenaza.

Conclusión

Si se pudieran hacer cuentas exactas, porque hay muchos chanchullos ocultos, esto nos daría una suma alarmante.

Por eso, al igual que muchos colombianos de bien, sigo sosteniendo que Colombia es un país inmensamente rico, pero el tamaño de los gastos del Estado debe reducirse y utilizarlos en beneficio de la comunidad. Pero esto no lo va a querer hacer el gobierno, y es entonces cuando tenemos que demostrar que el pueblo es soberano y que los parásitos en el gobierno deben ser erradicados.

Pero esto no se soluciona con cacerolazos, marchas vandálicas ni persecuciones al gobierno, como lo ha hecho la izquierda, que afortunadamente ya perdió su rumbo y su credibilidad.

Quedan otros puntos para analizar, tales como:

6.- Revisar y reestructurar los TLC que han perjudicado al campesino y a los pequeños industriales. Colombia no tiene porqué importar lo que produce.

7.- Eliminar la JEP, bodrio anticonstitucional por el cual han pasado –según cifras de ellos mismos–, más de 12.000 criminales saliendo todos inocentes.

8.- Responder por la nómina de pequeñas empresas (que tengan menos de 100 empleados o trabajadores).

9.- Sancionar drásticamente a los que están realizando despidos masivos o rebajándole el sueldo a sus empleados.

10.- Vigilar más de cerca las ayudas humanitarias para evitar los robos de las mismas.

11.- Vigilar y hacer cumplir los lineamientos de la cuarentena. (El sábado pasado en una transmisión en directo de Ángeles TV, la carrera tercera con quince en Ibagué estaba llena de personas sentadas en las bancas, tomando tinto, chupando helado o fumando y sin las más mínimas previsiones sanitarias. De igual forma frente a los cajeros cualquier cantidad de personas hacían sus filas sin conservar la distancia sugerida.

12.- Cerrar los grandes centros comerciales donde se aglomera mucho público sin las más mínimas medidas de prevención.

Continúa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *