Petro, el mayor oportunista de la izquierda

Escribe: 脕lvaro Iv谩n Grajales Pati帽o*.-

Durante el tr谩mite de la reforma al C贸digo Electoral, Petro trat贸 de modificar el articulado en beneficio propio y de su organizaci贸n.

El dirigente de la extrema izquierda colombiana, Gustavo Petro, sufri贸 otra derrota durante el tr谩mite de la reforma al C贸digo Electoral al intentar modificar un articulado en beneficio propio.聽La jugada del senador socialista consisti贸 en introducir una norma que permit铆a a 鈥済rupos significativos鈥 hacer alianzas con partidos pol铆ticos para conseguir beneficios estatales.

En concreto, lo que persegu铆a Petro era que su movimiento Colombia Humana, pudiera aliarse con otras organizaciones. Con eso, el congresista tendr铆a la posibilidad de cruzar el umbral electoral necesario para obtener la personer铆a jur铆dica. Una vez adquirida, Petro acceder铆a a las jugosas sumas de dinero que el Estado entrega a los partidos pol铆ticos.

Sin embargo, la iniciativa de Petro no fue aprobada por el Congreso de Colombia. Ello gener贸 la ira del senador, quien arremeti贸 contra los dem谩s legisladores. Para poder comprender los motivos que llevaron al senador a realizar esta jugada, tenemos que revisar la historia de su movimiento.

Las maniobras de Petro

Petro fund贸 el movimiento Colombia Humana para presentarse a las elecciones legislativas y presidenciales de 2018. Sin embargo, 茅l sab铆a que de presentarse s贸lo con ese movimiento no alcanzar铆a una votaci贸n significativa que le permitiera tener un papel importante en el mapa pol铆tico colombiano.

Como todo un estratega, decidi贸 hacer coalici贸n con otros partidos y movimientos pol铆ticos que le permitieran conseguir un rol importante en la pol铆tica colombiana. As铆 cre贸 la llamada coalici贸n 鈥渄ecentes鈥, que agrupaba a dos partidos pol铆ticos y a dos movimientos pol铆ticos, todos de extrema izquierda. Dicha coalici贸n est谩 conformada por los partidos MAIS y Uni贸n Patriota, y por los movimientos Colombia Humana y Nuestro Partido es Colombia. A pesar de los esfuerzos de Petro por juntar a estas cuatro organizaciones, no logr贸 un resultado importante en las elecciones legislativas. De 108 esca帽os que tiene el Senado, la coalici贸n de Petro solo alcanz贸 4 puestos (3,7%); y de 172 esca帽os en la C谩mara de Representantes, solo alcanz贸 3 puestos (1,7%).

En total, la coalici贸n de socialistas alcanz贸 un poco m谩s 500.000 votos. Al ser coalici贸n, no es posible contabilizar los votos por movimiento y partido pues las personas votaron por el conjunto.

La cuesti贸n es que el oportunismo de Petro no tiene fronteras. Pasadas las elecciones legislativas y presidenciales, radic贸 una solicitud ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) para que le reconocieran personer铆a jur铆dica y, por ende, le brindaran recursos estatales.

La intenci贸n de Petro era que el CNE le adjudicara la votaci贸n que sacaron los dos partidos y los dos movimientos que conformaron la coalici贸n decente, s贸lo a su movimiento, para as铆 pasar el umbral y acceder a los beneficios econ贸micos.

La respuesta del CNE

La maniobra de Petro era una clara pu帽alada a los otros partidos y movimientos socialistas que lo acompa帽aron, pues trataba de adjudicarse como propia, una votaci贸n que se consigui贸 de forma conjunta.

Cuando el CNE conoci贸 de la solicitud, procedi贸 a negarla. El argumento que la organizaci贸n electoral expuso en su momento fue que no se cumpl铆an los requisitos del art铆culo 108 de la Constituci贸n y del par谩grafo del art铆culo 3ro de la Ley Estatutaria 1475 de 2011.

Las normas en cuesti贸n se帽alan que, para acceder a la personer铆a jur铆dica, los partidos o movimientos deben cumplir dos requisitos. El primero, es haber postulado candidatos para la elecci贸n a la C谩mara de Representantes o al Senado de la Rep煤blica (requisito cualitativo). El segundo, haber obtenido en tal elecci贸n, una votaci贸n no inferior al 3% de los votos emitidos v谩lidamente en el territorio nacional (requisito cuantitativo). Sin embargo, esos requisitos no los cumpli贸 Petro, porque los candidatos (requisito cualitativo) los present贸 una coalici贸n y no su movimiento, e igualmente los votos los obtuvo la coalici贸n, no su movimiento (requisitos cuantitativos).

A pesar de que lo que buscaba era contrario a la ley, cuando se le neg贸 la personer铆a jur铆dica Petro entr贸 en c贸lera. Y al mejor estilo de los socialistas se mostr贸 como v铆ctima y perseguido pol铆tico. Pero esa estrategia no le funcion贸, pues no tuvo eco en el pa铆s.

Partidos y movimientos

La diferencia en Colombia entre un partido y un movimiento es muy sutil, por eso el Consejo de Estado ha entrado a definirlos. Seg煤n el Tribunal, los partidos pol铆ticos buscan acceder al poder, a los cargos de elecci贸n popular e influir en las decisiones pol铆ticas y democr谩ticas de la Naci贸n. Por su parte, los movimientos pol铆ticos buscan influir en la formaci贸n de la voluntad pol铆tica o participar en las elecciones.

Esa distinci贸n s贸lo cobra relevancia al determinar la vocaci贸n de permanencia y su importancia en el marco de la prohibici贸n de doble militancia pol铆tica. Porque, de resto, ambos pueden acceder a personer铆a jur铆dica y financiaci贸n estatal, previo cumplimiento de los requisitos antes se帽alados.

Como las definiciones y las normas se encuentran bien definidas por la jurisprudencia y el legislador, Petro necesitaba encontrar una ventana de oportunidad para lograr acceder a los recursos del Estado. Cuando el Gobierno present贸 la reforma al C贸digo Electoral, Petro vio una oportunidad de introducir una norma que lo beneficia a 茅l y a su organizaci贸n. As铆 podr铆a superar los impases que tuvo en el CNE. Cuando de oportunismo se tratan Petro es el campe贸n.

* 脕lvaro Iv谩n Grajales Pati帽o, Libertario y estudiante de 煤ltimo semestre de Derecho en la Pontificia Universidad Javeriana Cali.

============================================

Solic铆tala hoy mismo a trav茅s de:

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *