Recursos fiscales para los territorios tolimenses

Escribe: Jorge Ancizar Cabrera Reyes*

Las comunidades en todos los países del mundo existen y reclaman a la autoridad más cercana a la que pertenecen,  unidad entre gobernantes y gobernados, esto esta evidenciado a través de la historia de la humanidad, en el mundo moderno, globalizado, la estrecha relación entre los gobiernos y la comunidad.

En todos los gobiernos existirán recursos que de acuerdo con las cargas fiscales que presenten las autoridades nacionales y la responsabilidad que detenten esos serán asumidos en mayor o menor grado por los gobiernos locales y regionales.

Es paradójico pensar que en un mundo globalizado se haga tanto énfasis en lo local y regional, pero entendible desde el punto de vista en el sentido que la fortaleza de lo local y regional  posibilita la competencia con la misma globalización.

El temor de las entidades territoriales es preparar a sus habitantes, para aprovecharse de su propio mercado, el éxito comprende en blindar mi región frente a mi producción que será aportada a otras regiones que necesita de ellas frente a la competencia que se pueda tener con el producto de otras regiones.

Para prever la situación planteada el Estado será el promotor del desarrollo sostenible en la medida que debe dotar a las familias de bienes y servicios necesarios para afrontar el ataque de la globalización.

Por ello para analizar y entender la descentralización es el camino del progreso y la centralización afecta el desarrollo endógeno de una comunidad y por ser cíclico el proceso afecta la obtención de rentas propias, y para ello hay que fortalecer las participaciones que es un deber del Estado en la coyuntura actual, claro que no es gratuito lo descompensado que resulta el modelo económico vigente, endeudamiento externo, escaso crecimiento del producto interno bruto, baja inflación, pobreza y aumento del desempleo.

Es un contrasentido quitar renta para cancelar deuda, pero no lo es tomar renta para distribuir ingresos, ese es el panorama actual. En Colombia los departamentos,  los municipios y las comunidades no tienen en su haber recursos disponibles para realizar una buena gerencia con

gestión y resultados, por ello las entidades territoriales tienen la necesidad de recursos frescos para apalancar inversiones y la mejor opción de fortalecimiento de ingresos es una forma combinada en que la nación aporte en proporción a los recursos de cada entidad territorial.

Las reformas a los impuestos municipales y departamentales aún son deficientes y debe lograrse la articulación del verdadero desarrollo institucional, con seguimiento y control de los recursos propios, de sus transferencias y la verdadera participación de la sociedad civil en los asuntos de los gobiernos territoriales. Se requiere más recursos para tener una mejor calidad de vida en los territorios con sostenibilidad ambiental.

* Abogado Especializado en Gestión de Entidades Territoriales de la Universidad Externado de Colombia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *