Régimen comunista chino responsabiliza a otros países por el origen del Covid-19

Escribe: Oriana Rivas*.-

Xi Jinping usa sus medios de comunicación para afirmar que el Covid-19 llegó a China en alimentos congelados importados de otros países.

El régimen comunista de China busca desesperadamente quitarse de los hombros la responsabilidad por el origen del Covid-19. La negligencia con la cual manejaron el tema parece haber dejado un lastre difícil de cargar para Xi Jinping.

Ahora se vale de sus medios de comunicación para difundir una nueva teoría afirmando que el Covid-19 no se originó en el mercado de Wuhan, sino al otro lado del mundo, en países de occidente como Brasil y Canadá a través de la importación de alimentos congelados.

A través de conjeturas, el medio comunista Global Times asegura que el virus llegó a China a través estas importaciones, mientras que los entrevistados solo insisten en la necesidad de seguir investigando.

El portal de noticias pertenece a su vez a “Diario del Pueblo”, periódico oficial del Partido Comunista de China, por lo cual la nueva investigación es otra estrategia para generar matrices de opinión como ya acostumbran a hacer otros regímenes comunistas como los de Cuba y Venezuela.

Conjeturas sin base

“Aunque podría ser demasiado pronto para sacar conclusiones precipitadas, no se puede descartar la posibilidad de que el coronavirus se haya transmitido de los productos de la cadena de frío a Wuhan”, admite el supuesto reportaje. Agrega que el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) detectó y aisló el coronavirus vivo en una muestra positiva del empaque exterior de bacalao congelado.

A partir de las supuestas “pistas” el portal comunista afirma que los productos del mar importados de varios países –como Argentina y Ecuador– estaban contaminados con el nuevo coronavirus. También menciona a Estados Unidos, Brasil, Chile, Alemania y Canadá por importaciones de carne y frutas.

El régimen chino se escuda en sus propios estudios olvidando que prohibió el acceso al mercado de Wuhan a expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en complicidad con la propia directiva de la organización internacional.

Un “experto anónimo” que declaró al Global Times indicó que las infecciones provocadas por las importaciones de la cadena de frío pueden deberse a que otros países se vieron gravemente afectados por el virus.

“No podemos concluir hasta ahora si el coronavirus existía en otros países antes de que se mostraran los primeros casos en Wuhan”, dice. También responsabiliza a Italia al indicar que el virus circulaba en ese país desde septiembre de 2019.

Ocultar la verdad

El Gobierno de Xi Jinping desestimó el alcance del virus desde sus inicios y acalló las advertencias de los expertos. Ahora busca silenciar el verdadero origen del virus.

Al menos una semana antes de que lo anunciaran por primera vez en enero, el Gobierno de China sabía que el nuevo coronavirus podía propagarse entre humanos, aseguró Yuen Kwok-yung, investigador de la Universidad de Hong Kong.

El experto asegura haber alertado al gobierno el 12 de enero de la sospecha de la transmisión humana del SARS-CoV-2, causante del Covid-19, pero sus advertencias no se dieron a conocer hasta el 19 de enero, reseña BBC.

El médico Li Wenliang también intentó alertar a sus colegas a inicios de diciembre, nadie lo escuchó. Meses después falleció por tratar a pacientes contagiados.

La intención de China por reescribir esta historia comenzó hace unos meses, cuando recomendó a los ciudadanos no comer salmón importado por estar vinculado con un rebrote en Beijing, el producto provenía de Dinamarca, Noruega y Australia.

Desde ese momento han ocurrido una seguidilla de acontecimientos relacionados con las importaciones, que mostraban el afán del régimen por anular su responsabilidad ante un virus que ha dejado más de un millón y medio de muertes en todo el mundo.

* Oriana Rivas, Periodista venezolana radicada en Buenos Aires. Investigación para las fuentes de política y economía.
Especialista en plataformas digitales y redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *