Se desborda la pandemia en Ciudad de México

Escribe: Marissa Rivera*.-

Emergencia en la capital mexicana por saturación de hospitales y aumento de casos de Covid-19. (Foto: EFE)

Se suspenden actividades “no esenciales” en la capital de México por saturación de hospitales y aumento de contagios.

Más de 116 mil muertos, saturación hospitalaria y un incremento desmedido de casos de contagio, obligó a las autoridades a decretar la suspensión de actividades no esenciales, en la capital del país y circunvecino Estado de México.

Después de más de tres meses en semáforo epidemiológico “casi rojo”, la resistencia llegó al límite. No querían, por el tema económico, pero ante la mala estrategia federal y el desdén de la población, se tuvo que tomar dicha medida, principalmente en la Ciudad de México. Decisión que pudo haberse tomado mucho antes.

El titular de la estrategia sanitaria en el país, Hugo López Gatell; la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y el Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazó, en un mensaje conjunto, anunciaron las medidas extraordinarias, durante tres semanas, a partir de este sábado 19 de diciembre de 2020.

Las súplicas oficiales para quedarse en casa

Un día antes, la titular de la División de Programas de Enfermería de la Secretaria de Salud, Fabiana Zepeda, pidió a la población, a través de las redes sociales, de “corazón ya no salir de casa”.

A penas hace una semana, López Gatell había dicho que el color del semáforo era “intrascendente”, hoy con un cubrebocas, que también ha desacreditado, tuvo que hacer el anuncio.

La jefa de Gobierno que implementó diversas acciones para contener los contagios, ya no pudo más, ella lo sabía desde antes, pero no podía imponer el semáforo, esa decisión le correspondía —al consentido del Presidente AMLO— a Hugo López.

Sin embargo, no se quedó con los brazos cruzados, en la Ciudad de México comenzaron a realizarse 20.000 pruebas diarias gratuitas y el uso de códigos QR en más de 92.000 establecimientos mercantiles para detectar personas positivas y aislarlas. Además de asistencia y llamados a través del 911, mensajes de texto y el servicio telefónico Locatel.

Medidas que según una encuesta le han dado el 70% de aprobación a Sheinbaum Pardo. A pesar de ello, los contagios, las hospitalizaciones y los fallecimientos siguieron creciendo.

Tan solo en la capital del país se han registrado más de 277.733 casos confirmados acumulados, 34.161 confirmados activos y 19.583 defunciones. A principios de noviembre había menos de 900 contagios cada 24, en las últimas semanas, alrededor de 5 mil contagios diarios.

Las únicas áreas que se permitirán del 19 de diciembre al 10 de enero, son: venta de alimentos en servicio de entrega a domicilio, sectores de energía, transporte, salud, financieros, bancarios, farmacias, talleres de reparaciones y refacciones, servicios de agua, recaudación, y salud.

Se pidió a los ciudadanos suspender cualquier tipo de reunión para las fiestas navideñas, posadas, reuniones familiares o con amigos.

Los riesgos de no tomar una decisión

Cerrar la economía en la capital del país no es un tema sencillo, algunas empresas que comenzaban a recuperarse seguramente cerrarán definitivamente porque no son “esenciales” y no podrán seguir.

La situación se complica porque desde que inició la pandemia, AMLO se ha negado a apoyar económica y fiscalmente a las empresas. Se otorgó un préstamo de 25.000 pesos para algunos microempresarios que no les sirvió ni para los salarios de una quincena.

Para lo que sí hay dinero y suficiente es para las obras en las que el mandatario mexicano se ha obsesionado en construir: Aeropuerto Internacional en Santa Lucía, la refinería Dos Bocas y el Tren Maya. Las decisiones que se han tomado —y que llegaron tarde—, son apenas el inicio de una contención frente a lo peor de la pandemia que, según los conocedores del tema, está por venir. Jamás se aplanó la curva de contagios y hoy se ve complicado aplanarla. Son los días de mayores contagios diarios en el país.

No todo es culpa de los funcionarios. La sociedad se relajó e ignoraron los llamados de las autoridades sanitarias. Pero, también hubo quienes, siendo un referente para millones de personas, no quisieron pregonar con el ejemplo, de usar un cubrebocas, como el Presidente mexicano.

El Gobierno de México no cambiará su estrategia “fallida” para enfrentar la pandemia, toca a la población hacer lo que le corresponde para reactivar pronto la endeble economía.

* Marissa Rivera, nació en México. Estudió Ciencias de la com|unicación, UNAM. Fue conductora y reportera 25 años en Televisa, México. Es columnista en “MujeresMas”, El Arsenal. Net” y “Letras del Periodismo”. Conductora en Debate y Controversia” en ADR Networks y “Aquí Entre Nos”.

=========================================

No se pierda la Promoción de Navidad adquiérala hoy mismo en:
www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *