Sigue “guerra” entre Trump y redes sociales

Escribe. Emmanuel Rondón.-

Twitter catalogó a un vídeo de Trump como “manipulado” o “alterado” y Facebook eliminó publicaciones del equipo de campaña del presidente para su reelección. (Archivo)

Twitter catalogó un vídeo de Trump como “manipulado” y Facebook eliminó anuncios de campaña de Trump por tener “un símbolo usado en la Alemania nazi”.

La carrera electoral en los Estados Unidos se intensifica y con ello la polémica va in crescendo en todos los sentidos. A lo que fue una semana movida para el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en donde se destacan las filtraciones del libro de memorias del ex asesor de Seguridad Nacional John Bolton, hay que agregarle un nuevo conflicto con las redes sociales de Twitter y Facebook.

Fue Twitter, la compañía con la que el Presidente estadounidense ya tuvo cruces semanas atrás, la que calificó un vídeo editado por el equipo de campaña de Trump y publicado en la cuenta del mandatario como “manipulado” o “alterado”. El contenido multimedia, en efecto, es un antiguo vídeo viralizado donde dos niños –uno negro y otro blanco– juegan juntos.

¿Qué hizo el equipo de campaña de Trump? Recolectó una parte vieja del vídeo, donde el niño blanco persigue al otro chico en una notoria carrera amistosa. A esta parte se le agregaron “zócalos noticiosos” como “Breaking news. Terrified todler runs from racist baby”

(Noticias de última hora. Niñito aterrorizado huye de un bebé racista) seguido de un “Racist baby probably a Trump voter” (Bebé racista probablemente es un votante de Trump) y el logo de la cadena CNN “informando” sobre el asunto.

El vídeo de campaña prosigue con un mensaje ya común donde se atacan a las noticias falsas de las grandes cadenas de comunicación contra el Presidente estadounidense, “America is not the problem”, “fake news is”. CNN ha sido uno de los medios que más altercados ha tenido con Trump durante todo su período presidencial e incluso durante su primera campaña electoral.

pic.twitter.com/vnRpk0zl5y — Donald J. Trump (@realDonaldTrump) June 19, 2020

El tweet de Trump se hizo viral y la etiqueta de “vídeo manipulado” solo hizo que se difundiera aún más. El vídeo tiene casi 17 millones de visualizaciones, más de 195.000 retweets, más de 400.000 likes y 80.000 respuestas.

Twitter implementa un sistema parental

Si se analiza desde una posición neutral, es evidente que el contenido multimedia twitteado por Trump es una mofa hacia la forma de presentar las noticias por parte de CNN. Algo que, además, es una confrontación desde hace mucho tiempo entre la cadena y el Presidente estadounidense.

Tener que señalarlo como un contenido alterado es insultar la capacidad intelectual del usuario sin lugar a dudas. Este tipo de medidas impuestas por Twitter deberían ser mejor evaluadas por la misma red, porque en la plataforma circulan miles de vídeos con características similares que no son señaladas como “alteradas”; la empresa podría quedar abiertamente retratada de no empezar a tomar medidas parecidas con otros usuarios. Por si fuera poco, el simple comentario de la empresa en el tweet lo hizo tendencia y noticia mundial; al final, la difusión del vídeo tuvo un éxito rotundo gracias a la misma plataforma para el gusto de Trump.

Facebook elimina contenido de campaña de Trump

Lo de Twitter no sorprende tanto como sí lo de Facebook, que semana atrás, de cierta forma, se había puesto del lado del mandatario estadounidense en la polémica Trum-Twitter. Pero al parecer la postura de la compañía cambió al percatarse que, desde la campaña reelección de Trump, “se violaban sus políticas contra de odio”.

El post en cuestión pedía una firma de peticiones contra Antifa, el movimiento de izquierda radical que ha estado incitando a la violencia y el destrozo a la propiedad privada durante las protestas suscitadas en Estados Unidos las últimas semanas. La administración Trump ha manifestado la intención de declarar a Antifa como organización terrorista.

Según Facebook, las publicaciones fueron eliminadas por contener un triángulo rojo invertido que eran utilizados por los nazis para identificar a sus víctimas políticas en campos de concentración.

Jonathan Greenblatt, Presidente de la Liga Antidifamación, afirmó en su cuenta en Twitter que utilizar los triángulos “para atacar a oponentes políticos es sumamente ofensivo”.

The Nazis used red triangles to identify their political victims in concentration camps. Using it to attack political opponents is highly offensive. @POTUS‘ campaign needs to learn its history, as ignorance is no excuse for using Nazi-related symbols. https://t.co/7R7aGLD7kl — Jonathan Greenblatt (@JGreenblattADL) June 18, 2020

Sin embargo, Tim Murtaugh, portavoz de la campaña de Trump, defendió las publicaciones en un correo dirigido a Reuters señalando que “el triángulo rojo invertido es un símbolo utilizado por Antifa”, por lo que fue incluido en el anuncio sobre el movimiento. Además, Murtaugh señaló que Facebook “tiene un emoji de un triángulo rojo invertido en uso, que parece exactamente igual, así que es curioso que solo vayan contra este anuncio”.

La acción de Facebook se ha vuelto controvertida, porque hay poco sentido entre eliminar un post que contenga un mensaje de odio, pero mantener entre sus emoji el mismo símbolo, también es una forma de apoyar a un movimiento que, ciertamente, ha hecho apología al delito y ha cometido hechos de vandalismo en Estados Unidos.

Quizás, la decisión de la plataforma tenga relación con las críticas que sufrieron por mantener sin advertencia la publicación de Trump que Twitter había ocultado por “glorificar la violencia”.

La realidad es que la “guerra” o escaramuzas entre las principales plataformas sociales y Donald Trump continúan, y parece que, mientras nos vamos acercando a noviembre y a las elecciones presidenciales estadounidenses, más se intensificarán. Y de esto no sale nadie beneficiado.

Las redes sociales tienen mucho que ver en esta polémica, su actitud paternalista está creando antecedentes muy peligrosos, se supone que los usuarios deberían tener la libertad de elegir en qué creer y qué no; además de confrontar las mentiras que ellos consideren a través del debate. Es lo que tienen las plataformas como Twitter, no importa quien seas, puedes desmentir al Presidente de los Estados Unidos con una simple respuesta. Pero, últimamente, se ve una notoria intención de coartar la libertad de expresión poniéndola seriamente bajo amenaza.

T. de PanAm Post 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *