Solo los líderes del comunismo/socialista son millonarios

Escribe: Luis Hernando Granada C.

Miseria y muerte es lo que deja a su paso el socialismo/comunista mientras sus líderes se enriquecen.

Hagamos una especie de sobrevuelo sobre España, un país donde existe un viejo refrán: “predicar y no dar trigo”. Y traigo a colación el refrán, porque de acuerdo a lo que he venido sosteniendo, en el sentido de que los líderes de izquierda engatusan a sus adeptos con el tema de la “lucha contra la oligarquía”, lo que buscan es enriquecerse. En España es muy difícil encontrar un líder de la izquierda populista, a un obrero o a alguien que conozca y haya sentido los rigores del trabajo.

Algunos, luego de “trabajar” como activistas de estos movimientos y grupúsculos de la izquierda, resultan convertidos en líderes primero y luego en millonarios, y aquí vale la pena recordar el caso de Monedero, un hombre del montón que como alumno fue activista –lo que llamamos en Colombia, un mamerto–; luego fue profesor y luego líder de la izquierda. Nadie conoce la fortuna de Monedero, pero como en el caso de las brujas: “que las hay, las hay”.

Otros casos, de pronto apartados y hasta desconocidos popularmente son los de Carolina Bescansa, miembro de una dinastía de Santiago de Compostela propietaria de un emporio farmacéutico; Ada Colau, cuya vida laboral es un folio en blanco y su profesión de activista le valió para llegar a ser alcaldesa de la segunda ciudad de España.

Y obviamente hay muchos casos más de líderes de izquierda que son multimillonarios. Pero tal como ya lo dije, no es malo ser rico. De hecho cada ser humano debe aspirar como mínimo a una vida cómoda, decente, digna, pero esa sana y lógica aspiración de los pueblos, le molesta a la mafia transnacional comunista/socialista, porque ellos expropian, se apoderan de las empresas más importantes y rentables, de las tierras más productivas –de coca–; se adueñan de los recursos naturales; educan “gratis” a los sometidos para luego explotarlos laboralmente en beneficio de sus regímenes dictatoriales, al cual llegan siempre con mentiras y con falsas promesas.

¿Y por qué usan ese camino? Porque la izquierda a través de la historia no ha tenido ideas productivas y benéficas para los pueblos; las consignas siempre terminan en contra de la comunidad, y los “caballitos de batalla” siempre serán los mismos: “Luchar contra la oligarquía, lograr la equidad, la libertad y la productividad”, pero mientras pregonan lo anterior, la meta es acumular riquezas de manera individual, dividir a las comunidades y someterlas, porque el fruto de la productividad es solo para ellos. Los “mamertos” –como siempre lo he dicho–, jamás llegarán al poder.

A pesar de la dictadura intelectual populista, lo que estos “mamertos” revolucionarios deben saber es que están navegando en el maremágnum de la hipocresía de sus líderes que cada día se enriquecen más con el mismo libreto, el fracaso político y las mentiras.

El día en que uno de estos jóvenes despistados se siente o se dedique a leer y a investigar lo que ha sido a través de la historia el socialismo/comunista, ese día dejará de ser “mamerto” y comprenderá que nada es gratis como se lo proponen los hábiles líderes de estas mafias.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *