SOS Cuba ¡Cuba despertó!

Cuba son 15 provincias que hoy buscan y quieren dejar de ser vulnerables súbditos al servicio de la dictadura castrista. Hoy el pueblo cubano está en las calles. Hoy… Cuba despertó. (PanAm Post)

Cuba no es solo el malecón o las playas de Varadero, sitios que muchos recorren como turistas en una burbuja. Cuba son 15 provincias que reclaman libertad-

El pueblo cubano está encolerizado. Sí. No hay otro adjetivo que tenga el poder de edulcorar lo que hoy en día ocurre en las calles de La Habana y se extiende por San Antonio de Los Baños, Güira de Melena y Alquízar en la provincia occidental de Artemisa, Palma Soriano en la oriental Santiago de Cuba, llegando hasta Cienfuegos, entre otros lugares.

El 11 de julio se encendió la chispa. Miles de cubanos acosados por el hambre, la escasez de medicamentos, la falta de libertades individuales y el incremento de fallecidos por Covid-19 desmontaron en cuestión de horas la farsa que los Castro se encargaron de vender al mundo por 62 años. Hoy los exiliados se hacen eco y tampoco se quedan callados.

Y es que el pueblo cubano tiene hambre, pero no se trata solo de comida. Cuba despertó y su gente tiene hambre de libertad y también sed de justicia. Esos deseos traspasan cualquier frontera y se fortalecen. Las evidencias están allí. Ahora, las afueras de las embajadas en distintas partes del mundo están atestadas de exiliados. Familias que han pasado décadas fracturadas por no poder entrar o salir de sus tierras. Son desterrados que gritan, que lloran, que exigen el fin de una dictadura que ha carcomido a varias generaciones sin un ápice de remordimiento.

El dolor del pueblo cubano se ve en cada rostro de su gente, dentro y fuera de la isla. Protestan, se quiebran en llanto, se reponen y vuelven a gritar “Libertad”, “Patria y Vida” y “No Tenemos Miedo”. No pararán así estén cansados, lo harán cuando ellos sientan que esto haya terminado. Ahora, cuando este 11 de julio se encendió la primera chispa en 27 años, que trae incluso mayor fuerza que el recordado “Maleconazo”, los cubanos no tienen en agenda dejar de expresarse, así estén a miles de kilómetros de sus tierras.

Por otra parte, los esbirros del régimen cubano tampoco piensan ceder, es cierto. También desde el 11 de julio el asedio de la dictadura castrista se ha acentuado. Por estas horas, Cuba sigue desconectada del mundo, debido a los dictámenes del Partido Comunista. Un silencio que despierta las alarmas de la comunidad internacional, así como de los cubanos en todas las latitudes.

La región está atenta. Hoy todos perciben que Cuba despertó. También los líderes democráticos de otras naciones están indignados ante la actitud del dictador Miguel Díaz-Canel. Y es que en sus recientes alocuciones aseguró que el cambio solo será posible por encima de los cadáveres de los revolucionarios. Como siempre un discurso agresivo y prepotente. Se evidenció una retórica desgastada que tiene, sin variaciones de gran importancia al gobierno de Estados Unidos como principal culpable de sus señalamientos.

Lo peligroso de sus palabras fue el llamado a una guerra civil. Esa petición al recalcar que “las calles son de los revolucionarios” y que los defensores del régimen quedaban convocados a enfrentar las legítimas protestas ciudadanas que calificó de “provocaciones orquestadas desde el exterior”.

No obstante, esas personas que desde el 11 de julio están marchando, que solo piensan en una Cuba libre, no están dispuestas a ceder un centímetro del terreno ganado en estos últimos días. Tampoco quieren muertos. Sin embargo, si los hubiese, como ya se registró el primero, sumado a más de 170 detenidos, la culpa es sin duda de los Castro, Miguel Díaz-Canel, del Ministerio del Interior, las Fuerzas Armadas y la prensa oficialista, que siguen empeñados en negar lo evidente.

Personas como el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla mienten con total desparpajo sobre el estallido social que ocurre en Cuba. Este diplomático, por ejemplo, optó por catalogar las protestas de los cubanos como “disturbios, vandalismos e indisciplinas por parte de elementos contrarrevolucionarios”. Algo completamente falso.

El “efecto dominó” que todos esperan

En las protestas que tuvieron lugar en Buenos Aires, frente a la embajada de Cuba en Argentina, se podía escuchar la meta a la que muchos apuestan: “Si se cae el comunismo en Cuba, se va el socialismo de América Latina”. Esa premisa ha sido una suerte de invitación para que en estas manifestaciones también se encuentren venezolanos y se sumen argentinos.

Y es que Cuba no es solo el malecón o las playas de Varadero, sitios que muchos recorren como turistas en una burbuja que los mantiene lejos de la realidad de la isla. Cuba es Matanzas, donde las colas para comprar comida racionada pasan las tres o cuatro cuadras; Cuba es Sancti Spíritus, donde el servicio eléctrico es intermitente o ausente; Cuba es San Antonio de los Baños, donde camiones repletos de boinas rojas arremetieron contra los manifestantes, golpeando y arrestando a decenas antes de que Miguel Díaz-Canel llegara y se paseara rodeado de agentes de la seguridad del Estado por un pueblo que parecía desierto; Cuba es Villa Clara, donde el miedo se palpa en sus calles y también en las casas; Cuba son 15 provincias que hoy buscan y quieren dejar de ser vulnerables súbditos al servicio de la dictadura castrista.

Esto es una bola de nieve que a diario toma consistencia y territorio. Hoy el pueblo cubano está en las calles. Hoy… Cuba despertó. Es una deuda histórica de 62 años que un pueblo hambriento viene a cobrar…

T. de Staff de PanAm Post

====================================================

NOVEDAD LITERARIA

Ya está disponible “EL IMPERIO DEL TERROR”, la obra que en 400 páginas revela el resultado de 40 años de investigación periodística en torno al proceder malsano de brujos, pastores, médicos, escuelas de modelaje y otras “profesiones”. Solicítela ya en

www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *