Vacunas “por debajo de la mesa”

Escribe: Marcelo Duclos*.-

El gobernador de la provincia de Buenos Aires es el nuevo acusado en el escándalo de las “vacunas VIP”. Su esposa y Beatriz Sarlo en el medio de la polémica. (PanAm Post)

El escándalo del “vacunatorio VIP” en Argentina no se detiene. Beatriz Sarlo y Axel Kicillof protagonizan la secuela de la historia que terminó con la gestión de Ginés González García.

Ni siquiera Luis Miguel en 1997, cuando rompió todo con su álbum de boleros “Romance” pudo hacer que los argentinos comenten tanto la frase “por debajo de la mesa” como ocurre ahora. La novela que enfrenta a Axel Kicillof (y a su esposa) con Beatriz Sarlo, no tiene caricias en las rodillas, como la canción, sino vacunas de privilegio en el centro de la escena. Sin embargo, esta historia no comenzó ahora, sino antes de la salida de  Ginés González García del ministerio de Salud.

Recapitulemos… Hace un mes, la ensayista participaba de un panel televisivo, donde pedía que los responsables de delitos de corrupción sean condenados, sin importar su partido político. Representando al kirchnerismo estaba Mariano Recalde. El extitular de Aerolíneas Argentinas secundó las palabras de Sarlo, pero pidió que la justicia se haga en las cortes y no en los medios de comunicación.

Pero el hombre que responde a CFK se le ocurrió nombrar a la escritora como ejemplo, para decir que la justicia alcance a todos por igual. A Sarlo no le gustó la mención, ni siquiera a modo de ejemplo, y aclaró que nunca fue denunciada por un hecho de corrupción. Es más, Sarlo, hasta ayer, jamás había tenido que ir a declarar. Sus palabras a continuación la llevaron por primera vez a una sede del Poder Judicial a brindar declaración

Como para ejemplificar su supuesto comportamiento intachable, la intelectual dijo que incluso le brindaron la oportunidad de vacunarse “por debajo de la mesa”, posibilidad que rechazó. Dijo, además, que prefería morirse de Covid-19 antes de recibir su dosis mediante un mecanismo cuestionable.

Pero hace un mes era otro mundo y el escándalo del ministerio de Salud todavía no había tenido lugar. Entonces sus palabras pasaron casi desapercibidas en el debate. Luego de la olla que destapó Horacio Verbitsky, el archivo reciente hizo que Sarlo tenga que dar algunas explicaciones. Primero a los periodistas y luego en la Justicia. Al principio ella mantuvo su versión original: propuesta de vacuna “por izquierda” y negación con base en sus principios. Después pidió perdón por la frase que recuerda a la canción, pero mantuvo la acusación de fondo.

Luego de ratificar sus dichos en la Justicia, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, salió con los botines de punta. Hasta tuvo que salir a defender a su mujer, que había sido señalada como la responsable de la oferta en cuestión. “Esto es un ataque canalla contra mi familia y mi esposa. Sarlo no tiene derecho a embarrar a nadie”. Por primera vez, el teórico del keynesianismo preferido de Kirchner se vio, como él mismo dijo, en el “barro” de la política.

Los hechos y las interpretaciones

Luego de media jornada de debate, de ambos lados del escándalo finalmente coincidieron en los hechos y se limitaron la discrepancia en las interpretaciones. Hubo un correo electrónico del editor de Sarlo, donde se manifiesta que se la contacta por recomendación de la esposa del gobernador y se le ofrece la inoculación con una de las primeras dosis de la Sputnik V que llegaron al país.

Kicillof dice que no hubo nada “por debajo de la mesa”, sino que fue una inocente idea de su esposa, en el marco de una eventual primera campaña donde personalidades reconocidas de todo el espectro político se vacunarían públicamente, como para generar confianza en la fórmula rusa, que todavía no tenía el aval de la prestigiosa publicación de la revista The Lancet.

Finalmente la campaña quedó en la nada y nunca tuvo lugar.

Por el lado de Sarlo, la intelectual asegura que el contacto fue informal y que no estaba claro el criterio de su elección. También dijo que tendría que haber sido contactada por las autoridades sanitarias y no por un editor a nombre de la esposa del gobernador. A lo sumo, si se arrepiente de algo, fue de la frase que evoca a la voz de Luis Miguel. Pero mantiene a rajatabla la acusación de fondo.

En resumen, hay otro escándalo que golpea al oficialismo vinculado a las vacunas y el kirchnerismo tiene una nueva enemiga. El aparato comunicacional K ya comenzó a repudiar a Sarlo y los seguidores más fanáticos hasta convocaron a prender fuego sus libros desde las redes sociales. Son torpes hasta para elegir la simbología de los repudios. No hace falta decir de qué se los acusa por estas horas.

* Marcelo Duclos, nació en Buenos Aires en 1981, estudió periodismo
en Taller Escuela Agencia y realizó la maestría de Ciencias Políticas
y Economía en Eseade. Es columnista de opinión invitado de Infobae
y músico.

===================================================

PUBLICIDAD

VERDADES NO REVELADAS: En 400 páginas llenas de historias y suspenso… “EL IMPERIO DEL TERROR” deja al descubierto los trucos y engaños de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, médicos inescrupulosos y otros personajes.Siga este link: https://www.amazon.com/-/es/Luis-Hernando-Granada-C-ebook/dp/B08D8XCYV2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *