La Ahimsa o la No violencia de Gandhi

Escribe: Jorge Ancizar Cabrera Reyes.-

La Ahimsa o la No violencia de Gandhi, sigue alumbrando el camino de los demócratas del mundo, en tiempos de pandemia.

“Nada más cruel e inhumano que una guerra. Nada más deseable que la paz. Pero la paz tiene sus causas, es un efecto. El efecto de respeto a los mutuos derechos”. Jorge Eliécer Gaitán Ayala

El pasado 2 de octubre se celebró el Día Internacional de la No violencia, que las Naciones Unidas instituyeron, en honor al nacimiento del líder pacifista Mahatma Gandhi.

Ahora en tiempos de la emergencia sanitaria global por el coronavirus y después de la pandemia, es imperioso el cambio en la necesidad de reconstruir el tejido social y dignificar a los seres humanos en perseverar de que la sociedad se reafirme más en los principios fundamentales de la convivencia, la tolerancia, la libertad, la democracia participativa y en general la cooperación para garantizar el derecho más sublime que es el de la paz.

Mahatma Gandhi, nacido en Porbandar, India, en octubre 2 de 1868 y fallecido Delhi, India en enero 30 de 1948, proclamaba: “No violencia no es la sumisión benévola al dominador. No violencia opone toda la fuerza del alma a la voluntad del tirano”.

El planteamiento sobre la No violencia de Gandhi: “Contra la no violencia no hay arma que prevalezca… La religión de la no violencia no es solamente para los santos, es para el común de los hombres. Es la ley de nuestra especie, como la violencia es la ley del irracional, la dignidad del hombre quiere una ley más alta: la fuerza del espíritu… Yo quiero que la India practique esta ley, quiero que sea consciente de su poder… Si la India hiciese de la violencia su ley, no me interesaría ya continuar viviendo en la India”. Tomado de: Alocución sobre el Satyagraha, 1918. (Satya es la verdad que se equipara con el amor, y agradaha es la fuerza, por tanto “Satyagraha” significa la fuerza de la verdad o la fuerza del amor).

Martin Luther King, nacido en Atlanta, Estados Unidos, en enero 15 de 1920 y fallecido en Menphis, Estados Unidos en abril 4 de 1968, exclamó: “Hemos aprendido a volar como pájaros, a nadar como los peces: pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos”.

Martín Luther King, en su ensayo “Peregrinación a la No violencia” dijo: “Con frecuencia se ha suscitado de mi propio peregrinaje intelectual a no violencia”, y prosigue: “Yo había crecido abominando, no sólo la segregación sino también los actos de barbarie y opresión que engendraba. Había estado en lugares donde habían linchado negros en forma salvaje… Con mis propios ojos había presenciado la brutalidad de la policía y contemplado la más amarga injusticia con que se trataba a los negros en los tribunales: Todas aquellas ocurrencias habían dejado alguna huella en mi personalidad en formación. Había llegado al punto de odiar a todos los blancos.

También supe que el compañero inseparable de la injusticia social era la injusticia económica. Y si bien yo me había criado en un hogar que disfrutaba de seguridad económica y de alguna comodidad, jamás pude alejar de mi mente de muchos de mis compañeros de juego y la dramática pobreza de quienes vivían en mi vecindad. En mis prósperos años de adolescente trabajé por espacio de dos veranos, contrariando los deseos de mi padre, pues jamás que mi hermano y yo trabajásemos con blancos por razón de las condiciones de opresión, en una fábrica que operaba con negros y blancos. Aquí vi directamente la injusticia económica y me di cuenta de que el pobre blanco era explotado tanto como el negro. Por estas primeras experiencias, crecí con una honda conciencia de las formas de injusticia de nuestra sociedad”.

Mario Luis Rodríguez Cobo – Silo, nacido en Mendoza, Argentina, en enero 6 de 1938 y fallecido en Mendoza, Argentina, en septiembre 16 de 2010, inspirador del Nuevo Humanismo dijo: “Ama la realidad que construyes y ni aún la muerte detendrá tu vuelo”.

El pensamiento de Silo: “Lo urgente es crear conciencia por la Paz y el desarme. Pero también es necesario despertar la conciencia de la No violencia activa que nos permita rechazar no sólo la violencia física, sino también toda forma de violencia económica, racial, psicológica, religiosa y de género. Desde luego, aspiramos a que esta nueva sensibilidad pueda instalarse y conmover las estructuras sociales, abriendo el camino para la futura Nación Humana Universal”.

Y además continúa Silo: “Pero si alguien nos exigiera definir la actitud humanista en el momento actual le responderíamos en pocas palabras que “humanista es todo aquel que lucha contra la discriminación y la violencia, proponiendo salidas para que se manifieste la libertad de elección del ser humano”.

Ya estamos cansados del horror de la guerra que afecta principalmente nuestras economías globales y además coloca en peligro el orden social, jurídico, político, cívico y cultural de todos los habitantes del planeta y de la que Colombia no se escapa.

El Estado Colombiano acordó y negoció la paz con los alzados en armas, de la guerrilla más antigua del país las farc-ep. Hoy varios de sus integrantes del partido político Fuerza Alternativa revolucionaria del Común se encuentran con una representación digna tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, legislando y reincorporados a la vida civil.

Debemos reflexionar, los partidos políticos, los gremios, la sociedad civil y las autoridades colombianas en todos sus niveles para apoyar el acuerdo de paz de la Habana, su marco jurídico, político y la justicia especial para la paz,  como mecanismos loables para detener los diferentes conflictos que vivimos y en la búsqueda de caminos no violentos para solucionar con otros actores del conflicto  la eliminación de la violencia que nos ha generado atraso, miseria, muertes inocentes, desplazamiento forzado de la población civil, con voluntad de reconciliación, perdón, no repetición y en donde se impulse el respeto a la dignidad humana.

Aunque la Corte Constitucional en Sentencia T-407 de junio 5 de 1992 fue enfática en señalar que los derechos fundamentales “son los que pertenecen a toda persona en razón de su dignidad humana”.

En Colombia la falta de conocimiento de los derechos fundamentales y los expresos dentro de éstos, han ocasionado multiplicidad de violaciones dentro del Derecho Internacional Humanitario.

La paz como derecho de la humanidad está relacionada con otras dimensiones educativas suscitadas en su desarrollo histórico como educación para los Derechos Humanos, educación para el desarme, educación para el desarrollo y educación para el conflicto.

Hay que trabajar todos los días por la paz, que es orden, derechos y deberes codificados, expresados en leyes, pactos que producen la estabilidad de relaciones sociales, culturales y económicas, es también el resultado del respeto a los derechos fundamentales del ser humano.

El derecho a la paz es una de las más importantes innovaciones que trae la Constitución de 1991. “La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”.

================================

En 400 páginas llenas de historias y suspenso… “EL IMPERIO DEL TERROR” deja al descubierto los trucos y engaños de pastores, brujos, hechiceros, casas de modelaje, médicos inescrupulosos y otros personajes.

 www.literaturaenlinea.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *